La mejor manera para renovar un restaurante

Escrito por Aaron Marquis | Traducido por Yolanda Adriana Paulín Vázquez

Restaurantes, como muchos negocios pequeños, se enfrentan a problemas de operación que pueden afectar significativamente sus ingresos. Los servidores que no son productivos, los precios que no son competitivos, los gastos generales altos y otros problemas pueden hacer cerrar a los restaurantes, no importa lo deliciosa que sea la comida. Crea un plan de acción usando los siguientes métodos para renovar tu restaurante y aumentar la rentabilidad.

Patrón demográfico

Cuando abriste tu restaurante por primera vez, probablemente tuviste tu propia idea de la demografía de los clientes que entrarían al restaurante. Para renovarlo, debes enfocarte en la demografía actual a la que sirves. Por ejemplo, quizá hayas desarrollado un menú para trabajadores profesionales de treinta años o más. Si tus clientes actuales son estudiantes universitarios de una universidad local, debes cambiar el menú. Los artículos del menú en tu restaurante no son lo que tu quieres, son lo que el cliente quiera.

Atención en las mesas

Los restaurantes que no atienden las mesas rápidamente pueden perder el ingreso de nuevos clientes. Tus trabajadores no deben desalentar a los clientes de quedarse y disfrutar de su comida, al contrario deben darles un servicio oportuno y la cuenta cuando sea apropiado. Adicionalmente, las mesas deben despejarse y limpiarse rápidamente para permitir que los comensales se sienten.

Simplicidad en el menú

Los menús muy complicados pueden dañar a tu restaurante por un par de razones. Un menú complicado o largo aumenta el tiempo que le toma a los clientes tomar una decisión, aumentando potencialmente el tiempo de atención mencionado anteriormente. Los menús complicados con comidas elaboradas pueden aumentar los costos de tu comida. Por ejemplo, si tienes ingredientes a la mano para platillos que casi no vendes, es posible que esos ingredientes caduquen. Simplifica tu menú y enfócate en preparar unos cuantos platillos bien.

Horas operativas

Las horas operativas limitadas pueden inhibir los ingresos a tu restaurante. Por ejemplo, si sólo abres después de las 4 p.m. para servir la cena, te pierdes de la hora pico potencial del almuerzo. Prueba abrir tu restaurante durante otros horarios del día para ver si las ventas aumentan. Si sólo abres cinco días de la semana, prueba añadir otro día.

Especiales de comida

Los especiales de comida y bebida pueden motivar a los nuevos clientes a probar tu restaurante. Por ejemplo, puedes ofrecer un platillo a la mitad del precio en ciertas noches de la semana. Si los nuevos clientes disfrutan de tu especial, quizá decidan probar otras cosas del menú. También ofrece un menú para niños para que coman gratis o a bajo costo. Esto atraerá potencialmente a los padres que de otra manera no entrarían.

Créditos de las fotos

  • Siri Stafford/Lifesize/Getty Images