La importancia estratégica de la estrategia corporativa de una organización

Escrito por Andrew Latham | Traducido por Enrique Pereira Vivas

El filósofo romano Séneca es citado diciendo: "Si un hombre no sabe a qué puerto se está dirigiendo, ningún viento es favorable". Lo mismo se aplica a las organizaciones y a las empresas. El mejor producto, servicio, objetivo y los equipos de gestión son de poca utilidad sin una estrategia corporativa. Sin una estrategia corporativa es imposible que una empresa tenga un plan a largo plazo o un método para alcanzar los objetivos o metas, que son clave para cualquier tipo de planificación estratégica.

Estrategia versus tácticas

La estrategia y la táctica son términos que a menudo son mal entendidos e incluso que se utilizan como sinónimos. Aunque la estrategia y la táctica ayudan a alcanzar tus metas, éstas son muy diferentes y la comprensión de estas diferencias está en el corazón de una estrategia empresarial exitosa. Las estrategias son las ideas que se crean para alcanzar objetivos. Si eres el dueño de una marca de chocolate, tu objetivo puede ser el de hacer que tu empresa sea la compañía de chocolate más grande y más rentable del mundo. Tu estrategia puede ser la de convencer a tu público objetivo de que tu chocolate es el mejor chocolate de primera calidad consiguiendo estar en los establecimientos de gama alta y las personas para que lo respalden. Tus tácticas podrían incluir la oferta de muestras gratuitas en las tiendas de gama alta, colocándolas bajo las almohadas de las camas de los hoteles de lujo o contratando a una celebridad para apoyarlo.

Enfoque

Una estrategia corporativa formal es una herramienta estratégica fundamental ya que permite que una corporación centre múltiples recursos en un único objetivo. Sin una estrategia empresarial clara, las empresas pierden de vista sus principales objetivos y carecen de la unidad y el tema central que una estrategia empresarial bien diseñada ofrece.

El progreso medible

Una estrategia corporativa le proporciona a la administración un punto de referencia para medir el éxito o el fracaso de una empresa. Como Peter Drucker, el famoso gurú de la gestión, es citado diciendo: "Lo que se mide, mejora". Sin embargo, es difícil medir el éxito de tu empresa si no estás claro en cuál es tu estrategia.

El éxito a largo plazo

Una estrategia empresarial bien pensada le permite a una corporación crear planes y métodos que le permitan seguir creciendo a pesar de los altibajos de la economía o de los cambios en el mercado. Tomemos por ejemplo la marca de bicarbonato de sodio Arm and Hammer. En los años 70, los ejecutivos se dieron cuenta de que sus ventas caían debido a que su público objetivo estaba horneando menos. Para lograr su objetivo de darle la vuelta a la marea y aumentar las ventas, la empresa ideó la estrategia de idear nuevas razones para la gente para comprar su soda de hornear. Primero vendió sus paquetes de bicarbonato de sodio para deshacerse de los malos olores en la nevera, luego como parte de sus productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente y ahora se encuentra en la arena para gatos y en la pasta de dientes.

Créditos de las fotos

  • concepts strategy image by Vladyslav Danilin from Fotolia.com