La importancia de la valoración de inventarios

Escrito por Kevin Johnston | Traducido por Karolynne Gardim

La contabilidad para tu inventario de pequeñas empresas parece un asunto sencillo, pero en realidad puedes valorarlo de muchas maneras diferentes. El método que elijas puede afectar tus impuestos, la venta de tu negocio, tu capacidad de endeudamiento y tu flujo de efectivo. Debes examinar las consecuencias de la valuación de inventarios con el fin de gestionar eficazmente tus prácticas contables para el beneficio de tu negocio.

Impuestos

Cuando informas tu ingreso gravable para el Internal Revenue Service, tienes permitido deducir tus costos de inventario. Puedes elegir listar el costo, el valor más bajo de costo o de mercado u "otro". La cantidad real que has pagado por el inventario es el costo. Si el precio de mercado se ha reducido hasta el punto de que el inventario vale menos de lo que has pagado por él, entonces puedes utilizar ese valor. Para el "otro", lo más probable es utilizar el método de los minoristas (reduciendo tu valor de inventario según el margen de beneficio promedio al por menor que utilizas para ello. Cada uno de estos métodos pueden producir diferentes figuras y afectar la cantidad de dinero que puedes deducir de tus ingresos para efectos fiscales.

Ventas del negocio

Si decides vender tu negocio, necesitas recibir el pago por tu inventario a la mano. Puedes utilizar un método de valoración simple que es idéntica a la que utilizas en tus impuestos, pero tienes otros gastos de inventario que debería ser pagado. Por ejemplo, el costo de mano de obra para almacenaje y mantenimiento para ese inventario es un gasto real en el que has incurrido. Tus materiales y suministros para el mantenimiento del inventario también pueden ser reembolsados ​​por el comprador.

Comprando un negocio

Si decides comprar un negocio, tendrás que compensar a los propietarios por el inventario a la mano en ese negocio. Es el mejor interés del propietario para valorar su inventario lo más alto o más bajo posible. Si los dos están de acuerdo sobre la base del costo, no deberías tener ningún problema. Sólo tienes que contar todo el inventario y verificar los costos pagados en las facturas. Si utilizas el método de los minoristas, sé cauteloso. Un ejemplo ilustrará. Si el margen de beneficio promedio es de 30 por ciento y el valor de venta total de inventarios es de US$130.000, no esperes pagar US$130.000 menos el 30 por ciento, lo que equivale a US$91.000. El 30 por ciento se aplica al valor mayor, no al precio de venta. El inventario en este caso estuvo marcado por encima de US$100.000. Por lo tanto el 30 por ciento de US$100.000 equivale a US$130.000. Necesitarías pagar US$100.000 no US$91.000.

Flujo de efectivo

La forma en que valúes el inventario afecta a la cantidad de existencias mínimas de seguridad que mantengas a la mano. Si tu objetivo es mantener US$100.000 en inventario a la mano y utilizas la base de costos, entonces tienes una tarea fácil. Si utilizas la base minorista, entonces asegúrate de que estás marcando con precisión el inventario sobre la base de lo que has pagado por él. No asumas que el precio minorista representa un valor de margen de ganancia razonable. Si los costos de inventario se han incrementado y todavía estás cobrando el precio antiguo, entonces tu porcentaje de margen de ganancia ya no es exacto. Esto significa que estás tomando menos efectivo de lo que crees que haces, porque más de tus ingresos se van a pagar el inventario.

Garantías para prestamistas

Puedes utilizar el inventario como garantía para obtener un préstamo. El prestamista solicitará una valoración del inventario. No puedes conseguir un préstamo basado en el valor de venta del inventario, debido a que el prestamista asumirá que tendría que vender el inventario con un descuento en caso de emergencia. Utiliza tu base de costos al presentar el valor del inventario a los prestamistas y esperan que pidas prestado sólo un porcentaje de ese valor.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Comstock/Getty Images