La estructura típica de organización sin fines de lucro

Escrito por Lisa Magloff | Traducido por Maria Gloria Garcia Menendez

La estructura exacta de una organización sin fines de lucro depende en parte de dónde está incorporada; algunos estados tienen sus propios requisitos para el número de directores o de otros agentes sin ánimo de lucro. Sin embargo, la estructura básica de una sin fines de lucro generalmente es la misma en todas partes. La estructura se divide en tres áreas, gobierno, programas y administración, y después se subdividen dentro de cada área, dependiendo del propósito y de los objetivos de las organizaciones sin ánimo de lucro.

Gobierno

Las organizaciones no lucrativas se rigen por la junta directiva. El tamaño de la junta directiva puede variar de tres a más de 50. Cada estado tiene reglas que establecen el tamaño mínimo de la junta pero el tamaño exacto de esta y el número de veces que cumple con los cambios de cada año de una organización a otra, dependiendo de las necesidades de la organización. Los miembros de la junta sin ánimo de lucro generalmente no son remunerados, pero pueden recibir cualquier compensación que esté permitida por los estatutos de la organización. La junta es responsable de las políticas de la organización y se le otorga poderes por los artículos de incorporación de las organizaciones. El trabajo de la junta está coordinado por el presidente y la junta podrá organizarse en distintas comisiones responsables de llevar a cabo diversas operaciones.

Administración

La administración está compuesta por el personal que supervisa todos los programas. La administración sin ánimo de lucro generalmente incluye un director ejecutivo o presidente y personal de la oficina. El director ejecutivo es responsable del enlace con la junta y para llevar a cabo sus instrucciones, así como de velar por la gente que dirige los programas de sin ánimo de lucro. Según un estudio realizado por la consultora basada en Texas Convio, este tipo de estructura centralizada es la más acertada para las organizaciones no lucrativas.

Programas

La mayoría de organizaciones no lucrativas se basan en llevar a cabo ciertos tipos concretos de trabajo; por ejemplo, ejecutar un refugio para personas desamparadas o recaudar fondos para proporcionar agua potable a los países en desarrollo. La organización se estructura en varias áreas del programa para realizar este trabajo y lograr sus objetivos. Cada área del programa entonces tiene su propio jefe de departamento o subdirector. Pueden incluir áreas del típico programa de recaudación de fondos, operaciones, desarrollo, recursos humanos, coordinador de voluntarios, marketing o publicidad y planificación. Los jefes de programa informan al jefe ejecutivo y pueden tener cualquier número de miembros del personal por debajo de ellos.

Áreas únicas de gerencia

Las organizaciones sin ánimo de lucro tienen varios tipos de áreas de gestión que tal vez no existan en las empresas con ánimo de lucro. Estas pueden incluir la recaudación de fondos y otorgar escritura, programas de voluntariado y políticas públicas. Algunas de estas áreas, como la recaudación de fondos, pueden ser manejadas por el director ejecutivo, o todo un departamento, encabezado por un subdirector. Algunas organizaciones sin ánimo de lucro pueden tener también un director de programa o subdirector, encargado de garantizar que la organización reúna los requisitos éticos establecidos en sus estatutos y se enlacen con la comunidad local.

Reglas estatales

Muchos estados tienen normas que rigen la estructura sin ánimo de lucro. Estas generalmente tienen que ver con el número de directores que se sientan en la junta. Por ejemplo, en Texas, el código de organizaciones de negocios requiere que las organizaciones sin ánimo de lucro tengan por lo menos tres directores, un presidente y un secretario. También indica que la misma persona no puede ser el presidente y el secretario. Los funcionarios y los directores también deben ser personas naturales y no de las corporaciones.

Créditos de las fotos