La diferencia entre las cuentas por pagar y los documentos por pagar

Escrito por Rose Johnson | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Los pasivos constituyen las obligaciones legales de una empresa que se producen en el curso de sus operaciones comerciales. Los pasivos aparecen en el balance de una empresa y se clasifican como pasivos corrientes o pasivos de largo plazo. Dos pasivos comunes que figuran en el balance de una organización incluyen las cuentas por pagar y los documentos por pagar. Las cuentas por pagar se clasifican como pasivo corriente y los documentos por pagar se clasifican como pasivo corriente o a largo plazo. Una empresa debe entender la importancia de las cuentas por pagar y de los documentos por pagar para gestionar eficazmente sus finanzas.

Comprensión de las cuentas por pagar

Las cuentas por pagar representan la cantidad de dinero que una compañía le debe a su proveedor para la adquisición de bienes o servicios a crédito. Las cuentas por pagar se muestran como un pasivo corriente debido a que una empresa debe pagar su deuda en un período corto de tiempo. La mayoría de las compañías requieren que los clientes de negocios paguen sus facturas en 30 días y no requieren el pago de intereses. Hay empresas que analizan la eficacia con que pagan sus saldos de las cuentas por pagar, calculando la tasa de rotación de las cuentas por pagar. Para calcular la razón, debes dividir el total de compras a los proveedores entre las cuentas por pagar promedio para el período. Los inversionistas y los gerentes utilizan esta información para calcular el número de veces que una compañía paga su saldo de cuentas por pagar en un período determinado.

Entendimiento de los documentos por pagar

Los documentos por pagar representan un pagaré por escrito que una empresa recibe cuando pide dinero a un prestamista. La cuenta de documentos por pagar posee un saldo acreedor. Por ejemplo, una compañía pide un préstamo de US$50.000 de un banco. La compañía reporta un crédito para su cuenta de documentos por pagar de US$50.000 y un débito a su cuenta de dinero en efectivo por US$50.000. Si una empresa tiene que pagar una nota dentro de un año, muestra la nota en su balance como un pasivo corriente. Si la nota se debe pagar en un año o posteriormente, la compañía muestra la nota como un pasivo a largo plazo.

Intereses sobre los documentos por pagar

En la mayoría de los casos, las empresas deben pagar intereses sobre el dinero prestado de un prestamista. El pagaré indica el tipo de interés y las condiciones específicas. Los términos de intereses comunes requieren que las compañías paguen los intereses cada seis meses. Una empresa debe contabilizar los intereses pagados por sus notas debidas al prestamista. También debe acumular los pagos de intereses pendientes que aún tiene que pagar, lo cual se realiza por lo general el 31 de diciembre del año inicial. Cuando una empresa acumula intereses, hace un débito a la cuenta de gastos por intereses y acredita la cuenta de intereses a pagar. Cuando una empresa hace un pago sobre el saldo del capital y de los intereses, debita las cuentas de documentos por pagar, gastos por intereses e intereses a pagar y acredita la cuenta de dinero en efectivo.

La hoja de balance

Las cuentas por pagar y los documentos por pagar figuran en el balance de una empresa como parte de sus pasivos. El balance ofrece una instantánea de la situación financiera de una empresa en un momento dado. Los gestores y los inversores utilizan el balance para tomar decisiones financieras importantes con respecto a una empresa. Las cuentas por pagar y los documentos por pagar se utilizan en combinación con otras cuentas en los estados financieros para calcular importantes indicadores financieros.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images