La diferencia entre el margen de contribución y el margen bruto

Escrito por Cam Merritt | Traducido por Enrique Pereira Vivas

El margen de contribución y el margen bruto ayudan ambos a tu empresa a tomar decisiones sobre la producción. Pero te dicen cosas diferentes. El margen de contribución es clave para determinar el punto de equilibrio de tu compañía, es decir, cuánto debes vender para cubrir tus gastos y empezar a hacer un beneficio. El margen bruto te ayuda a comparar los productos o servicios que ofreces para identificar aquellos que te dan el mayor rendimiento. Dicho de otra forma, el margen bruto te ayuda a decidir qué hacer, mientras que el margen de contribución te ayuda a determinar cuánto debes hacer.

Margen de contribución

Para entender el margen de contribución debes comenzar con los costos. Cualquier empresa tiene dos tipos de costos, fijos y variables. Los costos fijos son los mismos, independientemente de la cantidad que una empresa produce, un buen ejemplo es el alquiler. Los costos variables, por otra parte, aumentan al aumentar la producción, las materias primas son un ejemplo típico. Para determinar el margen de contribución de un producto, toma los ingresos que obtienes de tu venta y resta los costos variables para producirlo. Lo que queda es lo que el producto contribuye para pagar tus costos fijos, de ahí el nombre de "margen de contribución". Una vez que tus costos fijos están cubiertos, el margen es lo que el producto contribuye para la ganancia.

Utilizar el margen de contribución

Digamos que tu empresa hace aparatos. Cada uno se vende por US$10, y fabricar uno requiere un valor de US$7 en materiales, mano de obra directa, tiempo de máquina y otros costos variables. Cada aparato que vendes contribuye con US$3 hacia el pago de tus costos fijos. Si los costos fijos son, digamos, US$1500 al mes, tienes que hacer y vender 500 aparatos antes de empezar a dar beneficios. Cada aparato que vendas después de eso aumenta tus ganancias por US$3. Siempre que un producto tiene un margen de contribución positivo, es decir, mientras puedas venderlo por más de lo que cuesta producirlo, es mejor producirlo que no producir nada en absoluto. Pero si no puedes hacer o vender, lo suficiente para cubrir tus costos fijos, en última instancia tendrás que aumentar el margen (mediante la reducción de costos o el aumento del precio), o encontrar un producto diferente.

Margen bruto

El margen bruto, también llamado margen de utilidad bruta, te indica la cantidad "sobrante" de los ingresos que recibes de la venta de un producto después de pagar tus propios costos para ese producto. A diferencia del margen de contribución, el margen bruto se expresa como un porcentaje en lugar de una cifra en dólares. Digamos que eres dueño de una tienda de aparatos. Compras los aparatos de un proveedor por US$10 cada uno y los vendes por US$12,50. Tu ganancia bruta por cada aparato es de US$2,50. Dado que US$2,50 es el 20 por ciento del precio de venta de US$12,50, el margen bruto sobre esa marca de aparato es del 20 por ciento.

Utilizar el margen bruto

Las empresas utilizan los márgenes brutos para comparar la rentabilidad relativa de los diferentes productos. Las cifras en dólares a menudo no son muy útiles en esas comparaciones. Por ejemplo, supón que tienes dos productos: el producto A cuesta US$3 para su producción y se vende a US$4. El producto B cuesta US$9 para su producción y se vende por US$10. Los productos tienen un beneficio idéntico bruto: US$1 por unidad. Pero el primero tiene un margen bruto del 25 por ciento, mientras que el segundo tiene un margen bruto de sólo el 10 por ciento. Obtendrás más por tu dinero, haciendo el producto A. Si tenías US$9 para gastar en la producción, puedes hacer tres productos A y ganar US$3 en la utilidad bruta o sólo un producto de B y ganar US$1.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Creatas/Getty Images