La definición de liquidez en finanzas

Escrito por Alex Burke | Traducido por Jorge Escobar

La cantidad de dinero que una empresa tiene a la mano o puede generar rápidamente revela cuán saludable es la empresa financieramente. Los altos niveles de efectivo disponible indican que el negocio puede terminar de pagar deudas fácilmente cuando llegan las fechas de vencimiento. Los tipos de activos que tiene una empresa y la comerciabilidad de esos activos es donde comienza la discusión sobre la liquidez financiera.

Activos

Los activos son cualquier artículo o cosa que es propiedad de una empresa y se dividen en cuatro categorías: corrientes, inversiones, intangibles y propiedades, planta y equipo. Los activos corrientes son el efectivo, los artículos que fácilmente se pueden convertir en efectivo o los artículos que se espera sean utilizados o agotado en el año fiscal. Los activos de inversión son acciones, bonos y otros instrumentos financieros que tienen un valor en efectivo. Los activos intangibles son cosas que tienen valor para la empresa a largo plazo tales como patentes, fórmulas y otra información registrada. La propiedad, planta y equipo son activos tangibles necesarios a largo plazo para las operaciones diarias.

Liquidez

Los activos se pueden subdividir más según el grado de liquidez que tenga cada activo. La liquidez significa a la capacidad de convertir a los activos en efectivo, algunos artículos pueden ser más líquidos que otros. Por ejemplo, una acción puede ser vendida en minutos o días. Sin embargo, las propiedades, como los terrenos o edificios, pueden tardar semanas, meses o incluso años para convertirse en efectivo. La facilidad con la que los instrumentos financieros, como las acciones y bonos se convierten y se transfiere la propiedad es la razón por la que a menudo se les llama activos líquidos. Sin embargo, la mayoría de los activos pueden ser eventualmente intercambiados por dinero en efectivo o liquidados.

Comerciabilidad

La comerciabilidad es otra forma de expresar el concepto de liquidez. La liquidez de un activo, o comerciabilidad, requiere un mercado establecido con un gran número de participantes dispuestos a comprar el activo. El activo debe ser accesible a los participantes del mercado. Un activo se considera más líquido entre menor sea el impacto que tenga el vender el activo sobre el precio del mismo, esto quiere decir que la venta del activo no constituye una pérdida financiera para la compañía.

Fórmula

No hay una fórmula o un estándar oficial mediante los cuales calcular la liquidez general. Sin embargo, las fórmulas financieras llamadas índices a menudo se utilizan para deducir si el monto de la deuda puede ser pagado por la empresa a través de su liquidez. El "índice corriente" puede revelar si la empresa tiene suficientes activos para generar el dinero necesario y pagar la deuda. Esta fórmula se escribe así: los activos circulantes divididos entre los pasivos circulantes dan el índice corriente. Puede verse un panorama más claro sobre la conversión real de los activos utilizando los índices de actividad, que indican qué tan rápidamente la empresa está liquidando los activos circulantes. Los índices que determinan la cantidad de rotación de inventario y el periodo promedio de los cobros, o el tiempo necesario para liquidar inventarios, son índices de actividad que profundizan más en la liquidez financiera.

Créditos de las fotos

  • Michael Blann/Digital Vision/Getty Images