Impuestos, gastos, y la diferencia entre el método de efectivo y valores devengados

Escrito por Jonathan Lister | Traducido por Andrew Steven Reyes Cortes

El devengo y el dinero en efectivo en los métodos de contabilidad de las empresas son los dos métodos más populares de la gestión de los ingresos y gastos del negocio. Estas prácticas contables ofrecen a las empresas diferentes ventajas, dependiendo del tamaño total de la empresa y la cantidad de dinero que trae. El método de efectivo es el método contable más sencillo y que tiene más sentido para las pequeñas empresas. El método de acumulación ofrece más flexibilidad en el gasto y los informes de ingresos a efectos fiscales generales.

Método contable de efectivo

El método de contabilidad de caja no cuenta los ingresos hacia tu negocio hasta que realmente recibe dinero en efectivo por la compra de productos o servicios, es cualquier método de pago inmediato, incluyendo cheques, tarjetas de débito o en moneda física. Los pagos con tarjeta de crédito no cuentan porque el dinero de las compañías de tarjetas de crédito no está disponible de inmediato en tus cuentas comerciales. Tu compañía no cuenta los gastos hasta que realmente incurra el costo y paga precios y comisiones correspondientes. De acuerdo con Nolo, un sitio web de información jurídica, el método de efectivo es la práctica más común de contabilidad utilizada en la pequeña empresa.

Gastos de cobranza de impuestos

El Servicio de Impuestos Internos te permite reclamar los gastos del negocio sólo para el año en que realmente pagan las deudas asociadas. De acuerdo con la Publicación del IRS 538, esto incluye los gastos en el que la responsabilidad concurso. Por ejemplo, puedes deducir los contratos controvertidos con los vendedores sólo para el año en que pagaste los gastos. El método de efectivo no permite deducir los gastos pagados por adelantado para servicios futuros. El IRS requiere que la empresa aproveche estos gastos con las reglas de capitalización uniformes. Esto significa que recuperas estos gastos de capital durante varios años, en lugar de deducir los gastos de una sola vez.

Método de lo devengado

El método contable de acumulación permite que tu negocio cuente las transacciones cuando los clientes hacen pedidos, entrega de productos o tu empresa realiza servicios. Puedes contar con estas transacciones, independientemente de que tu negocio realmente reciba dinero en efectivo por los productos o servicios. Tu empresa registra los ingresos sólo en la realización de los servicios o la recepción del cliente de los productos. Este también es el caso de los gastos del negocio y los costos en que tu empresa no registra los gastos hasta que los proveedores o prestadores de servicios haga una entrega completa. Las fechas indicadas son las piezas más importantes de información cuando se utiliza el método de lo devengado.

Método de devengo e impuestos

A efectos fiscales, el método de lo devengado permite a tu empresa que el gasto coincida con los gastos para el año fiscal correcto. A diferencia del método de efectivo, el método de acumulación permite a tu empresa reclamar los gastos de un año fiscal determinado cuando los gastos cumplen con cualquiera de los cuatro criterios: tu empresa recibe un pago, un tercero le debe dinero a tu negocio, tu empresa obtiene ingresos o un título cambia de manos. De acuerdo con la Publicación del IRS 538, el método de acumulación también permite a tu empresa postergar el pago de impuestos sobre los pagos realizados por anticipado por los productos o servicios futuros hasta el próximo año fiscal.

Créditos de las fotos

  • John Foxx/Stockbyte/Getty Images