Herramientas para medir la eficacia de la formación

Escrito por Bert Markgraf | Traducido por Beatriz Sánchez

Los negocios ponen en marcha programas de formación para sus empleados en respuesta a problemas con su rendimiento, motivación o calidad pobre del trabajo. Desarrollan metas para la formación y después miden lo bien que la formación ha cumplido con los requisitos. Las herramientas para evaluar la formación idealmente dan información y resultados sobre la adecuación del programa de formación y las pares que son poco efectivas. La gestión puede ocuparse de estos defectos con formación adicional diseñada especialmente para los huecos que identifican las herramientas de medida.

Evaluación del curso

Preguntar a los pupilos lo que opinan de la formación es una parte importante de la evaluación del programa. Un cuestionario de evaluación de formación que rellenan los aprendices al terminar el programa es una herramienta efectiva. Una encuesta a los aprendices centrada en la aplicación de sus nuevas habilidades cuando los empleados han empezado a usarlas mide la utilidad del programa de formación. Las compañías deben combinar este tipo de información con medidas objetivas para conseguir una imagen completa de los resultados de la formación.

Rendimiento

Una medida objetiva sería una evaluación del empleado y el rendimiento de la compañía y una comparación de niveles conseguidos antes de la formación. Si el problema es una tasa de error alta en el montaje, por ejemplo, la compañía establecerá un objetivo de mejora y desarrollará la formación correspondiente. Después de la formación, la compañía medirá la tasa de error de nuevo y la comparará con el objetivo. La formación es efectiva si las medidas coinciden o exceden el objetivo.

Comportamiento

A veces las compañías tienen problemas con el comportamiento de los empleados que afecta al rendimiento. Además de medir el rendimiento, la compañía debe definir las características de comportamiento que son aceptables, desarrollando formación que esté dirigida especialmente al comportamiento cuestionable y fije objetivos medibles de éxito. Las herramientas correspondientes, como los registro de quejas de compañeros y los informes y evaluaciones del supervisor, miden instancias de este tipo de comportamiento antes y después de la formación. Muestran que la formación ha sido efectiva si el objetivo se ha cumplido.

Conocimiento

Incluso los empleados con actitudes positivas pueden no tener los conocimientos para llevar a cabo correctamente las tareas que se les han asignado. La formación efectiva asegura que cada empleado tiene las habilidades y el conocimiento para conseguir objetivos de rendimiento. Las herramientas típicas para evaluar los conocimientos son los test sobre la materia. Los programas de formación deben definir qué conocimiento se necesita para una tarea determinada, hace una prueba a los empleados sobre los mismos y establece niveles de superación o fracaso. Los tests miden la efectividad de la formación. Los programas excelentes de formación dan como resultados que todos los empleados consiguen el conocimiento básico y superan los tests.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images