Formas y características de una estructura organizativa

Escrito por Matthew Schieltz | Traducido por Laura Gonzalez
Ya sean pequeñas o grandes, cada empresa debe considerar la forma en que se diseña su organización y estructura.

Ya sean pequeñas o grandes, cada empresa debe considerar la forma en que se diseña su organización y estructura.

Ya sean pequeñas o grandes, cada empresa debe considerar la forma en que se diseña su organización y estructura. Para operar con eficacia y eficiencia, una compañía necesita un sistema formal de comunicación, toma de decisiones y realización de tareas, que coincida con las necesidades de la organización. Una pequeña empresa, por ejemplo, podría sólo necesitar un diseño de organización simple. A medida que la empresa crece y se vuelve más compleja, también la estructura de la misma crece y cambia. Como tal, el diseño organizacional es a menudo considerado como un proceso continuo.

Especialización laboral

La especialización del trabajo, también conocida como división del trabajo, es el grado en que las tareas específicas dentro de una organización se dividen en tareas individuales. Cuando la especialización del trabajo es extensa, una compañía puede asignar una tarea a un solo individuo como parte de un proyecto más amplio. A menudo, este tipo de ambiente crea tareas repetitivas, estrechas y pequeñas. Por ejemplo, las fábricas con línea de montaje pueden designar a un empleado una única tarea, tal como ejecutar una máquina o soldar una parte, para la realización de un producto final. Por otro lado, las empresas pueden decidir ampliar los puestos de trabajo con el fin de desafiar a los empleados o darles más responsabilidades.

Departamentalización

La departamentalización describe la forma en que una organización agrupa diferentes trabajos o segmentos de su compañía. Por ejemplo, una estructura organizativa funcional agrupa los puestos de trabajo de acuerdo con la función, como marketing, ventas, servicio al cliente y fabricación. Una organización que utiliza un enfoque divisional agrupa de acuerdo a la geografía, como región occidental y oriental. Otras formas de departamentalización son por producto, cliente o por mercado.

Jerarquía de autoridad

La jerarquía de autoridad, o cadena de mando, se refiere a la línea de autoridad de la organización y describe quién informa a quién. Relacionada a esta jerarquía está el alcance del control, que se refiere al número de subordinados sobre los que un gerente tiene autoridad. Las estructuras organizacionales pueden ser planas o altas. Las planas tienen menos niveles de autoridad y grandes grupos de control. Por ejemplo, una compañía recién lanzada pequeña puede colocar al CEO en la parte superior, con autoridad sobre todos los empleados de la compañía. Las estructuras altas, como las grandes empresas y corporaciones, tienen muchos niveles de autoridad y tramos estrechos de control.

Relaciones de línea y de personal

Las relaciones de línea y de personal se extienden a lo largo de la estructura organizativa y describen la manera como la gente se involucra en la organización. Los gerentes de línea son responsables del logro de los objetivos o metas de la compañía e incluyen a aquellos en línea directa de la cadena de mando. Los empleados o gerentes de staff dan consejos o hacen recomendaciones a los gerentes de línea y apoyan a las operaciones en general. En las empresas minoristas, por ejemplo, los empleados de línea pueden incluir los jefes de departamento, gerentes de tienda, el vicepresidente y director general de operaciones, y la junta de directores. Por el contrario, una organización de investigación científica puede tener científicos e investigadores como gerentes de línea y empleados administrativos como empleados de staff.

Descentralización y centralización

Las estructuras organizativas descentralizadas distribuyen las responsabilidades de toma de decisiones hacia niveles inferiores de gerentes y algunos empleados no administrativos. Por el contrario, una organización centralizada mantiene el control y la toma de decisiones en la parte superior de la empresa. Por ejemplo, las empresas que tienen operaciones de franquicia puede centralizar el control en la sede de la empresa. Que una empresa esté descentralizada o centralizada, sin embargo, puede depender de varios factores, como el número de niveles jerárquicos que tiene la organización o el grado en que la empresa se ​​encuentra geográficamente dispersa.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images