Fases del proceso de auditoría

Escrito por Chad Buleen | Traducido por Antonella Iannaccone
La mayoría de las auditorías examinan las transacciones financieras de una organización.

La mayoría de las auditorías examinan las transacciones financieras de una organización.

Una auditoría puede ser una sorpresa desagradable, o puede ser una buena oportunidad para obtener los asuntos de tu organización en orden. Mientras que algunas auditorías -como las realizadas por el IRS- vienen como una sorpresa, algunas empresas contratan auditores externos independientes para llevar a cabo una auditoría planificada. Sin importar el tipo de auditoría en el que participa una empresa, el auditor es probable que utilice las mismas cuatro fases para llevar a cabo la auditoría.

Planificación

En la fase de planificación, el auditor hace un esfuerzo para entender qué tipo de documentación se necesita, recoge documentos de auditorías anteriores y recoge las declaraciones preliminares de las partes involucradas. Durante la fase de planificación, el auditor también comienza a planificar el alcance de la auditoría y a determinar cuál es el objetivo de la auditoría. En algunos casos no sensibles, se envía una carta al comité de auditoría de la organización interna para que el grupo sepa que una auditoría es inminente.

Revisión preliminar

El auditor comienza a evaluar la forma en que opera la empresa y tiene en cuenta los procesos internos de la organización. Si alguno de estos procesos no permiten al auditor realizar la auditoría como estaba planeada, puede adaptarse para dar cabida a las diferencias entre sus supuestos y la forma en que la organización realmente funciona. Por ejemplo, si un auditor llega con la suposición de que sólo unos pocos empleados seleccionados tienen acceso al software de contabilidad de la organización, cuando en realidad muchos empleados tienen acceso, es posible que tenga que revaluar la forma en que planea realizar la auditoría. El auditor tiene una conferencia de entrada con la organización que está siendo auditada e incorporará las recomendaciones formuladas por la organización, en su caso. Algunos de los procesos que pueden ser tratados incluyen cómo un contador interno aprueba compras con dinero para gastos menores, como un empleado recibe acceso a una tarjeta de crédito de la compañía y cómo se reembolsa el millaje.

Trabajo de campo

El auditor comienza a entrevistar a los empleados en las diferentes áreas de la organización para entender sus prácticas generales y procesos. El auditor a menudo lleva a cabo esta labor en el establecimiento. El auditor comienza a ser capaz de determinar, durante esta fase, si las operaciones de la organización y los procesos están funcionando tan eficazmente como deberían. Asimismo, el auditor identifica claramente las áreas que no cumplen o que son menos eficaces de lo que necesitan ser. Por ejemplo, se puede observar que una organización no mantiene registros o presentan documentos como los mandatos de la ley federal o local.

Informe de Auditoría

Todo el trabajo realizado durante las tres primeras fases culmina en la producción y entrega del informe de auditoría. Además de identificar las áreas que necesitan mejora, el informe de auditoría también incluye recomendaciones que enumeran los procesos que la organización puede seguir para mejorar la forma en que opera. Por ejemplo, un auditor puede recomendar que una organización añada una capa extra de aprobaciones antes de que un supervisor pueda realizar compras. Una conferencia final se celebrará entre el auditor y la alta gerencia para discutir los resultados de la auditoría.

Créditos de las fotos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images