Estructura organizacional de un hospital

Escrito por Eric Feigenbaum | Traducido por Verónica Sánchez Fang
    Las estructuras verticales organizacionales de los hospitales están diseñadas para asegurar que los trabajadores del cuidado de la salud estén enfocados en sus roles específicos.

    Las estructuras verticales organizacionales de los hospitales están diseñadas para asegurar que los trabajadores del cuidado de la salud estén enfocados en sus roles específicos.

    Con vidas en sus manos, los hospitales tienen que funcionar de manera muy precisa, realizando servicios de alta calidad cada hora de cada día. Las organizaciones que cuentan con este tipo de requisitos por lo general adquieren una estructura organizacional vertical, que tiene muchas capas de gestión, con la mayoría del personal de la organización trabajando en muy específicos y estrechos roles de baja autoridad. Las numerosas capas de gestión están diseñadas para asegurarse de que ninguna persona pueda salirse demasiado del sistema. Esta estructura también asegura que las tareas se realicen exacta y correctamente.

    Directores

    Los hospitales son empresas y por lo tanto tienen la supervisión de los consejos de administración. Los hospitales sin fines de lucro tienen consejos que suelen componerse de miembros influyentes en la atención de salud y las comunidades locales. Muchos hospitales fueron fundados por un grupo religioso y mantienen la afiliación religiosa. Estos hospitales a menudo incluyen al clero y el liderazgo de la congregación en sus consejos de administración. Los hospitales afiliados educativamente a menudo son supervisados por las universidades. Por lo tanto, los consejos universitarios de fideicomisarios o regentes pueden doblar como consejo de administración de un hospital. Los hospitales de sistemas múltiples, en particular aquellos con fines de lucro, por lo general tienen un consejo de administración que supervisa numerosas instalaciones.

    Ejecutivos

    Los consejos de administración dejan a sus ejecutivos el ver que sus decisiones se cumplan y que las operaciones del día a día del hospital se lleven a cabo con éxito. El Director General es el jefe superior responsable de todo lo que pasa en un hospital. Sin embargo, los hospitales suelen tener jefes de enfermería, directores médicos, directores de informática, directores financieros y oficiales operativos principales, a veces, que también llevan mucho peso. Este grupo de altos ejecutivos constituye el núcleo central de gestión.

    Departamento de administradores

    Los altos directivos de cada departamento del hospital informan a la administración central. Estas personas son responsables de un tipo de servicio médico u operativo. La mayoría de los departamentos son las áreas de atención al paciente, tales como la ortopedia, parto o el departamento de emergencias. También hay departamentos que no atienden pacientes, como los servicios de alimentación y facturación. Los departamentos clínicos suelen tener un personal numeroso, un suministro importante, necesidades de compras y numerosos reglamentos que se deben cumplir. Por lo tanto, los administradores tienen a menudo administradores asistentes que ayudan a supervisar sus operaciones multifacéticas.

    Administradores de cuidado a pacientes

    Dentro de un departamento, se encuentran las personas que supervisan directamente la atención al paciente. Las enfermeras gestoras, los directores de los servicios de rehabilitación y los médicos supervisan que la gente debajo de ellos que dan la mano en la atención al paciente. Este nivel de gestión garantiza que los miembros del personal estén actuando de forma apropiada, dando la mejor atención, completando la totalidad de sus funciones, cumpliendo con el hospital y los requisitos legales y, para las enfermeras y los trabajadores de la salud aliados, siguiendo las órdenes del médico. Cuando algo va mal con un paciente o un médico, estas personas manejan el problema. También suelen supervisar los horarios y las funciones básicas de recursos humanos para sus empleados.

    Proveedores de servicio

    La mayor parte de un hospital se compone de proveedores de servicios de personal. Desde las enfermeras y terapeutas físicos hasta cocineros y trabajadores de lavanderías, se necesita una gran cantidad de manos en el personal para hacer que todo suceda. Estas personas tienen descripciones y deberes muy específicos que los hospitales necesitan que funcionen muy bien para garantizar la seguridad y la salud de los pacientes.

    Créditos de las fotos

    • Vicky Kasala/Lifesize/Getty Images