¿En dónde puedo conseguir un préstamo para comenzar mi propio negocio?

Escrito por Michael Kerr | Traducido por Ana María Guevara

Aunque se ha dicho que el dinero es la raíz de todo mal, es un mal necesario cuando estás comenzando tu propio negocio. De hecho, una de las decisiones más cruciales que deberás tomar al comenzar tu nueva aventura es cuánto dinero necesitarás para los costos iniciales y operacionales. Aunque algunos negocios pueden funcionar con poco, otros necesitarán grandes cantidades de dinero para cosas como el inventario y equipo.

Préstamos personales y tarjetas de crédito

Ya que comenzar un nuevo negocio es arriesgado y puede ser difícil para tus finanzas, es imperativo que las tengas en orden antes de lanzarte. Algunas personas continúan trabajando en sus trabajos actuales mientras comienzan su nuevo negocio, mientras que otros ponen a los costos iniciales en tarjetas de crédito o piden una segunda hipoteca en su casa. Si decides financiar tu nuevo negocio de esta fonda, asegúrate de que tu crédito está en orden revisándolo en una de las tres oficinas de crédito: Equifax, Experian o TransUnion. Una buena regla general es tener por lo menos seis meses de gastos de vida separados en caso de que las cosas se dificulten.

Préstamos bancarios o préstamos comerciales respaldados por el gobierno

El financiamiento de deudas significa que recibirás un préstamo que deberá ser pagado en un cierto periodo de tiempo, usualmente con intereses. Comienza tu búsqueda de financiamiento en un banco comercial y en una unión de ahorros, préstamos o crédito. Aunque los bancos usualmente están reacios a ofrecer préstamos a largo plazo para comenzar negocios, muchos programas gubernamentales los impulsan a hacerlo, incluyendo a varios de la Administración de Negocios Pequeños. Necesitarás un buen historial de crédito, un plan de negocios sólido y un fuerte currículo si eliges ir por este camino. Probablemente también necesitarás una garantía. Las mujeres y los dueños minoritarios de negocios pueden encontrar programas de préstamos a través de ciertas organizaciones sin ánimo de lucro.

Capital de equidad

Con el capital de equidad, vendes acciones de tu compañía para recaudar dinero. Este financiamiento es una buena opción si no quieres tener una deuda. Gran parte del capital de equidad para negocios pequeños viene de familia, amigos o incluso clientes frecuentes. Según la Administración de Negocios Pequeños, al contrario de la creencia popular, la mayoría de capitalistas de riesgo profesionales no buscan negocios que estén comenzando, sino negocios que tengan un historial comprobado de tres a cinco años. Como te imaginarás, este tipo de financiamiento puede tener sus desventajas en el futuro. Si los inversionistas no creen que estés trabajando lo suficientemente duro o lo suficientemente inteligente, si piensan que podrían hacer un mejor trabajo, pueden involucrarse en tu compañía más de lo que te gustaría.

Créditos de las fotos

  • Accounting and finance image by MAXFX from Fotolia.com