El impacto de la caída del correo electrónico en los negocios

Escrito por Ken Burnside | Traducido por Azul Benito

La penetración del correo electrónico en los negocios es cercana al 100 por ciento, lo que quiere decir que cada negocio utiliza correos electrónicos para coordinar actividades entre los empleados y comunicar las necesidades, objetivos y oportunidades de la empresa. En 2010 los negocios que perdían sus capacidades de enviar y recibir correos electrónicos podían revertir el problema utilizando máquinas de fax, o comunicaciones internas. En la actualidad, la pérdida del servicio de correo electrónico en los negocios es comparable a la de servicios telefónicos o cortes de electricidad, y puede llevar casi a su cierre.

Interrupción de las comunicaciones internas

El impacto obvio en los negocios cuando se cae el servicio de correo electrónico es que las comunicaciones internas no se pueden transmitir con tanta fluidez como antes, aunque depende un poco de la estructura organizacional. Para las empresas que confían en las reuniones cara a cara y los llamados telefónicos, en lugar de los correos electrónicos y conversaciones de mensajería instantánea, esto puede significar una interrupción mínima. Para las empresas que están profundamente integradas en todo el proceso de comunicaciones digitales puede resultar en una notable caída de su productividad.

Interrupción del contacto con los clientes

Mantener un contacto proactivo con los clientes es esencial para los negocios, y aunque una cantidad significativa de éste, es manejado de mejor manera telefónicamente y con reuniones personales, una gran parte es realizada mediante correos electrónicos. A menos que haya una necesidad pendiente y urgente de obtener una respuesta rápida, la naturaleza asíncrona del correo electrónico suele representar una demora de una o dos horas, o incluso un día, no es muy terrible. Las caídas del servicio de correo electrónico extendidas pueden resultar en mucho tiempo de dedicación para volver a establecer las relaciones con los clientes, una vez que se restablezca el servicio.

Posible aumento de productividad

Es sabido que cuando se interrumpe el flujo de trabajo de las personas, su productividad decae. Toma tiempo, incluso para aquellos que conocen bien las tareas, reanudar aún tareas simples luego de una interrupción del flujo de trabajo o una distracción. El correo electrónico de la cultura de tu negocio, puede ser un torrente de interrupciones constantes. La caída del servicio de correo electrónico en una empresa puede resultar en que los trabajadores que tiene tareas que requiere altos niveles de concentración, incluyendo programación de computadoras o diseño gráfico, completen más trabajo.

Mayor distracción en los empleados

Para la mayoría de los empleados, un flujo constante de correo electrónico es uno de los signos vitales de la empresa y su función dentro de ella. El cese repentino de los servicios de correo electrónico puede causar que los empleados verifiquen constantemente su cuenta en busca de mensajes nuevos, no porque estén esperando un mensaje en particular, si no porque quieren volver a la normalidad que les representa el correo electrónico.

Créditos de las fotos

  • Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images