El flujo de efectivo de actividades de operación en un estado financiero

Escrito por Matt McGew | Traducido por Daniela Laura Arjones

Las actividades de operación representan las transacciones que se producen como resultado de hacer negocios. Ejemplos de actividades de operación incluyen la transferencia de dinero entre los clientes y la empresa, y los movimientos de efectivo de la empresa con los proveedores, empleados, y otros negocios. En la contabilidad, el flujo de efectivo de actividades de operación cuenta con normas de información específicas.

La declaración de flujo de caja

El flujo de caja incluye todo el dinero que entra y que sale de un negocio. Por lo tanto, el flujo de caja se relaciona directamente con las actividades de operación de la empresa, así como para las actividades de financiamiento e inversión que se involucra. La información sobre el flujo de efectivo de la empresa aparece en un estado financiero separado llamado un estado de flujos de efectivo. Este estado de flujos de efectivo indica la salud a corto plazo de una empresa y también indica la capacidad de una empresa para pagar las deudas actuales de una manera oportuna.

Operando el flujo de caja

El estado de flujos de efectivo debe reflejar todo lo relacionado con dinero en efectivo de una empresa. Debe registrar las transacciones en efectivo que surgen de todas las actividades de la empresa, que incluyen las actividades de operación, pero también puede incluir la financiación y las actividades de inversión. El efectivo entrante que proviene de las actividades de operación representa los ingresos que una empresa genera. Para llegar al flujo de efectivo neto total de las actividades de explotación, un negocio resta sus gastos de funcionamiento de sus ingresos operativos.

Por qué es importante el flujo de caja de actividades operativas

Ya que el flujo de caja indica la salud inmediata de una empresa, es un factor importante que ayuda a determinar la capacidad de una empresa para pagar sus gastos corrientes. Estos gastos incluyen gastos de operación tales como costos laborales y pago de deudas. Como resultado, el estado de flujos de efectivo es un estado financiero importante para los acreedores y para las personas interesadas en la evaluación del potencial de inversión de la empresa.

Flujo de caja y GAAP

Al igual que con otros estados financieros, los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP por sus iniciales en inglés Generally Accepted Accounting Principles) rigen la elaboración del estado de flujos de efectivo. En concreto, estas normas rigen cómo una empresa reporta cambios en el flujo de efectivo a través del tiempo y cómo la empresa debe gestionar su dinero en efectivo. Las normas GAAP se aplican a flujo de efectivo de operación, financiamiento y actividades de inversión, pero no incluyen el dinero en efectivo de las inversiones de capital.

Créditos de las fotos

  • Adam Gault/Digital Vision/Getty Images