Ejemplos de respuestas a una autoevaluación del empleado

Escrito por Kevin Johnston | Traducido por Carlos Alberto Feruglio

Una evaluación del desempeño ofrece a un gerente la oportunidad de evaluar a un empleado, pero también puede ofrecer a un empleado la oportunidad para evaluarse a sí mismo. La autoevaluación puede alentar a los empleados a ser conscientes de las áreas en las que necesitan mejorar y puede revelar actitudes y predisposiciones que nunca puede adivinar a partir de la observación. Algunos ejemplos de las respuestas de los empleados te puede preparar para los resultados que se pueden obtener de estas autoevaluaciones.

Respuestas de productividad

Cuando se les pidió que evaluaran su productividad, la mayoría de los empleados piensan que son muy productivos. Comentarios tales como: "Por supuesto, todo el mundo tiene un día libre de vez en cuando", o "A pesar de muchos problemas personales, lo hice bastante bien" pueden ser claves para analizar si realmente estás consiguiendo un esfuerzo completo del empleado. Cualquier persona que culpa a la empresa por la falta de productividad con respuestas como: "Quiero ser más productivo, pero la administración sigue perdiendo el tiempo ocupado con el trabajo". Este tipo de auto-evaluación se convirtió en una evaluación de la gestión puede indicar a alguien que no toma responsabilidad por sus propias acciones.

Respuestas sobre la calidad del trabajo

Si les pides a los empleados que escriban una valoración de la calidad de su trabajo, ignora las palmaditas generales en la espalda y mira los detalles. Si alguien dice: "Yo cometo algunos errores, pero siempre trato de corregirlos y aprender de ellos", es probable que tengas un buen empleado. Si ves respuestas como: "No siempre es momento de hacer mi mejor trabajo", o "Nadie es perfecto", es posible que tengas un fabricante de excusas por empleado.

Evaluaciones de destrezas

Puedes pedir a los empleados que analicen cuáles son las habilidades que necesitaron para completar sus tareas en el último año. Ten cuidado con respuestas como: "Encontré que mis habilidades de organización realmente me ayudaron a hacer mi trabajo", y "Mis habilidades interpersonales contribuyeron mucho a hacer las cosas," y sabrás que tienes un empleado consciente de sí mismo que está tratando de hacer el trabajo lo más productivo posible. Si oyes, "No puedo esperar hasta que llegue una promoción, para que realmente pueda usar mis mejores habilidades" o "Muchas de mis habilidades se van a perder porque la gente no siempre aprecia lo que puedo hacer", probablemente tienes un empleado que no está totalmente invertido en su posición actual.

Respuestas sobre las habilidades de resolución de problemas

El dueño de una empresa necesita empleados que puedan resolver los problemas. Si les pides que evalúen sus aptitudes de resolución de problemas, puedes escuchar: "Yo me involucro y trato de arreglar lo que está mal", o "En varias ocasiones el año pasado abordé los problemas antes de que llegaran a ser demasiado grandes". Este es el tipo de empleado que puede ser un activo real. Lo que no quieres oír: "Cada vez que trato de resolver un problema, me temo que voy a tener problemas si no funciona", o "siento que los gerentes están aquí para resolver problemas y yo sólo hago mi trabajo". Este tipo de empleado puede ser alguien que sólo quiere presentarse a un número determinado de horas y que le paguen por hacer lo menos posible.

Créditos de las fotos

  • Comstock Images/Comstock/Getty Images