Ejemplos de reforzamiento negativo en el lugar de trabajo

Escrito por Anne Hirsh | Traducido por Patricia A. Palma

El refuerzo negativo es a veces confundido con el castigo, pero en el lugar de trabajo este es un instrumento más eficaz para motivar el comportamiento del empleado. El refuerzo negativo anima a los empleados a obtener mejores resultados para evitar una situación desagradable en su ambiente de trabajo. Es un tipo de motivación para un comportamiento definido por B. F. Skinner como condicionamiento operante, junto con el refuerzo positivo, el castigo y la extinción.

Críticas

Recordar constantemente que se debe ser más productivo, regañar o acosar muy a menudo a los empleados, es una técnica de refuerzo negativo. Se puede utilizar con o sin intención, pero crea una condición negativa en la que los empleados están sujetos a una situación desagradable. Cuando alcanzan el nivel de productividad deseado, los regaños terminan, lo que refuerza la conducta deseada. Si bien este tipo de refuerzo puede conseguir que tus empleados mejoren su desempeño, no los anima a esforzarse más allá de los niveles mínimos requeridos para evitar la situación negativa.

Prueba de drogas

Las pruebas de drogas en el trabajo se llevan a cabo para crear un ambiente deseado a través del refuerzo negativo. Las pruebas realizadas al azar crean un ambiente en el cual los empleados temen perder sus puestos de trabajo si utilizan sustancias prohibidas. Si bien esto puede no parecer particularmente desagradable para los trabajadores que no usan drogas, se sigue creando una situación de refuerzo negativo, ya que no participar en el comportamiento no deseado elimina el estímulo negativo: el miedo a ser despedido.

Lidiar con errores

Considera una situación en la que los empleados que cometen errores sean reprendidos delante de sus compañeros o incluso háblales con dureza en privado. Este es un castigo más que un refuerzo negativo para el trabajador individual, pero también crea un ambiente negativo más general, haciendo que los empleados traten de evitar los errores para no exponerse a la situación desagradable. Sin embargo, este tipo de refuerzo negativo puede ser contraproducente, ya que podría alentar a los empleados a ocultar sus errores en lugar de corregirlos. Hacer que los trabajadores se responsabilicen por sus errores, pero de una manera constructiva y no a través del castigo, crea una sensación negativa más suave con respecto a los errores, eliminando el miedo al castigo, pero sin dejar de desalentar el comportamiento no deseado.

Refuerzo negativo y positivo

A veces, el mismo acto puede incluir tanto refuerzos negativos como positivos. Por ejemplo, si tu oficina es un lugar ruidoso que los empleados consideran que distrae y es molesto, es posible que lleguen a un cierto nivel de productividad al usar auriculares para escuchar música de su elección. Por un lado, esta medida puede ser un refuerzo positivo debido a que los empleados obtendrán algo que deseaban mientras llegan a sus metas de productividad. Por otro parte, también es refuerzo negativo porque es una manera de escapar del ruido y la distracción (una condición negativa) para motivar la productividad de los empleados.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images