Ejemplos de autoevaluaciones para empleados

Escrito por Chris Newton | Traducido por CP Mérida

La autoevaluación de los empleados les permite reflexionar sobre su desempeño profesional durante un período de tiempo determinado, de meses o años. Son importantes porque permiten a los administradores tener una idea del desempeño desde la perspectiva del empleado, así como permitirle que tome tiempo para pensar sobre el área en la cual se destacó y dónde hay espacio para mejorar. Como gerente, debes reunirte con los empleados para discutir los detalles de sus evaluaciones y ofrecerle una retroalimentación para mejorar su desempeño en el futuro. Hay varios ejemplos de autoevaluaciones para empleados.

Plantillas escritas por ti

Un ejemplo de autoevaluación realizada por un empleado es completar un documento que tu escribiste. El documento debe incluir preguntas y temas que ayuden al empleado a reflexionar tanto en logros positivos como en áreas donde no fue tan exitoso. También le permitirán pensar y entender por qué él tuvo éxito en algunas áreas, pero no tuvo éxito en otras. El documento puede pedirle que reafirme su papel en general en el trabajo y las obligaciones de alto nivel, así como sus logros principales y citar casos donde sienta que no se desempeñó bien. Solicita al empleado que proporcione razones y detalles para cada respuesta.

Plantillas escritas por los empleados

Otro ejemplo de una autoevaluación a un empleado es pedirle que escriba él mismo el documento. Esto le permite reflejar no sólo las respuestas a una evaluación, sino las preguntas. Que le darán una visión de lo que siente sean preguntas importantes al evaluar su propia actuación. El empleado puede incluir preguntas sobre sus relaciones con otros empleados, las partes de su trabajo favoritas y las menos, proyectos deseados o metas para el próximo año y las preguntas estándar de cuando el empleado tuvo éxito y cuando no lo tuvo.

Evaluación oral

El enfoque diferente de una autoevaluación realizada a un empleado es una entrevista con él y a hablar a través de la evaluación oral. Puedes hacer las preguntas, o bien que el empleado las haga para empezar a hablar sobre su desempeño. El formato libre lo obliga a pensar espontáneamente en sus respuestas, que podrían dar mayor información que si tu le dieras tiempo para pulir las respuestas. También es más incómodo para el empleado que lo pongas en un aprieto, usa tu mejor juicio en cuanto a si este formato es apropiado.

Utiliza una plantilla existente

También puedes utilizar una plantilla de evaluación existente para que el empleado llene. Puedes encontrar una muy fácilmente; consulta la sección de Recursos por un ejemplo, o busca en línea por otros. La mayoría de plantillas existentes fueron escritas por expertos que saben qué preguntas hacer en una evaluación. También te ahorra tiempo al no tener que sentarte a escribir las preguntas. También, si estás evaluando el desempeño de varios empleados, puede ser beneficioso para todos ellos si utilizas el mismo formulario de autoevaluación para ver cómo cada empleado reacciona diferente a las mismas preguntas.

Créditos de las fotos

  • Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images