Diferencia entre las estrategias de reclutamiento interno y externo

Escrito por Mark Applegate | Traducido por Frances Criquet

Reclutar trabajadores puede ser un proceso un tanto precario. Con el costo exorbitante de contratar y capacitar a un empleado con las habilidades sociales y laborales que concuerden con la descripción del trabajo, cometer un error en este campo puede dañar sustancialmente el beneficio neto de todo el año. Una consideración importante en el reclutamiento es si contratar externamente o promover desde dentro de tu organización. Hay ventajas en cualquiera de los métodos.

Reclutamiento interno

Una estrategia de reclutamiento interno se caracteriza por la promoción de trabajadores dentro de una organización para cubrir los puestos superiores. Muchas empresas utilizan dispositivos tales como publicación de bolsas de trabajo, correos electrónicos, mensajes de intranet y folletos para informar a los empleados existentes sobre los puestos que están disponibles. Este reclutamiento puede adoptar la forma de crear y barajar equipos temporales para cumplir ciertas tareas o pueden ser cambios permanentes. La contratación interna puede ser principalmente horizontal o puede ser para ascensos en los que el puesto anterior del empleado promovido podría no cubrirse.

Reclutamiento externo

Una estrategia de contratación externa es aquella en que un departamento de recursos humanos buscará de manera sistemática a los candidatos fuera de sus propios empleados para cubrir los puestos. Muchas empresas utilizan anuncios en los periódicos, sitios web de búsqueda de empleo, ferias de empleo y referencias de los actuales empleados para cubrir los puestos. Algunas compañías utilizan una agencia de empleados temporales para cubrir puestos que se pueden completar de forma rápida y con menos habilidades específicas requeridas para completar la tarea deseada. Otras empresas usarán cazatalentos y consultores de contratación para buscar, revisar y entregar empleados por una tarifa.

Ventajas del reclutamiento interno

La contratación interna tiene algunas ventajas naturales. No tienes que "reinventar la rueda" con un recluta interno. Éste probablemente va a entender tu modelo de negocio, su cultura y sus procesos antes de asumir el nuevo cargo. El resultado es que va a asimilarse a la nueva posición más rápido que un nuevo empleado que deberá estar capacitado en las múltiples gestiones de la empresa desde los beneficios hasta donde están las salidas de emergencia antes de que pueda comenzar con el trabajo específico de formación. Estos empleados tardan más en encontrarse, más tiempo para entrenar, más dinero para prepararse para el trabajo y podrían no integrarse plenamente en tu cultura después de todo el proceso de formación. A menudo, la oportunidad de ascender proporciona una fuerte motivación en una empresa que emplea una fuerte estrategia de reclutamiento interno.

Ventajas del reclutamiento externo

La contratación externa también tiene algunas ventajas importantes. A diferencia de con los reclutas internos, estás recibiendo frecuentemente un flujo de ideas completamente nuevas con un empleado que no ha estado expuesto o sobreexpuesto a tu cultura corporativa. Una perspectiva exterior a menudo da nuevas ideas. Es posible que traiga información o metodologías de su antiguo empleador que pueden integrarse en tus buenas prácticas. Los grupos internos de trabajo pueden causar problemas con la mezcla de diversidad de una empresa más grande, y dar lugar a problemas con la Comisión de Igualdad de Oportunidades para promover de un lugar de trabajo diversificado. Reclutar personal externo permite el reequilibrio en este campo si es necesario. La contratación externa puede conducir a la estabilidad del equipo, ya que los equipos pueden permanecer intactos al contratar externamente.

Créditos de las fotos

  • Creatas/Creatas/Getty Images