Diferencia entre las aptitudes técnicas y empresariales

Escrito por Stan Mack | Traducido por Florencia Kushidonchi

Las aptitudes técnicas reflejan un conocimiento práctico específico, mientras que las empresariales son aquellas necesarias para todo tipo de negocios. Por ejemplo, un técnico informático necesita una variedad de aptitudes específicas para mantener y reparar computadoras, así como una variedad de aptitudes empresariales generales para promocionar su negocio y ganar clientes. Ambos tipos de aptitudes son importantes para alcanzar el éxito.

Aptitudes técnicas

Las aptitudes técnicas se adaptan a requerimientos laborales específicos. En otras palabras, son prácticas y suelen pertenecer a ámbitos mecánicos o científicos. En general, se obtienen con capacitación y experiencia en un área. Por ejemplo, las aptitudes técnicas de un científico de investigación pueden incluir la capacidad de utilizar y mantener equipamiento de laboratorio, mientras que las de un panadero pueden incluir el manejo de equipamiento de cocina y el mantenimiento de la higiene en su área de trabajo.

Aptitudes empresariales

Las aptitudes empresariales hacen referencia a la capacidad de desempeñarse profesionalmente dentro de una compañía. Incluyen la habilidad de liderar, trabajar bien con otras personas, comunicar los pensamientos propios con claridad, negociar los contratos comerciales, orientar a los demás, administrar el tiempo en forma eficiente, exhibir una imagen profesional, interactuar con los clientes en forma apropiada, resolver problemas y emplear un razonamiento matemático relevante. Las habilidades comunicacionales básicas, como la de escribir y hablar de manera efectiva, también son vitales. Dependiendo de tu función en la empresa, también pueden obtener beneficio de ciertas aptitudes de marketing y ventas.

Pérdida del equilibrio

Los negocios o empleados inefectivos pueden descuidar ciertas aptitudes en pos de otras. Por ejemplo, un ingeniero químico puede desarrollar aptitudes técnicas de comprensión y aún así no lograr avanzar en su carrera debido a su incapacidad de trabajar con otros en forma adecuada. Igualmente imprudente es desarrollar aptitudes empresariales pero no lograr adquirir aptitudes técnicas; sin la habilidad de manejar tu carga de trabajo en un proyecto, no puedes ser un miembro eficiente del equipo.

Equilibrio efectivo

Los negocios efectivos equilibran el desarrollo de dos tipos de aptitudes de acuerdo a las etapas de sus carreras o a la naturaleza de la industria en particular. Por ejemplo, los programadores de software deben centrarse en desarrollar aptitudes empresariales al inicio de su carrera, ya que la adquisición de aptitudes técnicas se produce en forma natural con la experiencia laboral, según el libro “Making It Big in Software”. En la etapa más avanzada de sus carreras, los programadores deben actualizar sus aptitudes técnicas a través de la capacitación para mantenerse al corriente con los cambios tecnológicos, como los nuevos desarrollos de lenguajes informáticos y hardware nuevos. Por otro lado, sus aptitudes empresariales pueden requerir menos atención a medida que pasa el tiempo, ya que cada vez contarán con más años de experiencia en el flujo laboral y la participación en equipos.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock Images/Comstock/Getty Images