Devolución de impuestos y costos de cierre para una refinanciación

Escrito por Jeff Franco J.D./M.A./M.B.A. | Traducido por Guido Grimann

Cuando refinancias una hipoteca para obtener fondos adicionales para proyectos de mejoras para el hogar, o para tomar ventaja de tasas de interés más bajas, tu nuevo préstamo estará sujeto a las mismas condiciones fiscales que se aplicaban a la hipoteca original. Como resultado, no notarás ninguna diferencia en la forma de preparar tu declaración de impuestos después de la refinanciación, como por ejemplo en cómo debes reportar tus deducciones de intereses hipotecarios y brindarle tratamiento a los costos de cierre.

Implicaciones de la refinanciación de impuestos

Refinanciar la hipoteca original de tu casa te permite reclamar las mismas deducciones que estaban disponibles en tu hipoteca original. Sin embargo, con el fin de tratar tu nueva hipoteca como la deuda de adquisición de tu casa, el IRS exige que el nuevo prestamista tome un interés de seguridad para el hogar para el que ofrece la hipoteca. Esto significa que el prestamista debe tener una participación que le permita ejecutar la hipoteca de tu casa en caso de que no puedas hacer tus pagos mensuales. Además, la casa debe ser una casa de calificada por el IRS. Puedes tener un máximo de dos viviendas calificadas; la primera es tu residencia principal y la segunda cualquier otra propiedad para uso personal de tu elección.

Costos de cierre no deducibles

Al igual que con los costos de cierre en los que incurriste al obtener tu hipoteca previa, el IRS no te permite solicitar una deducción por gastos de costos de cierre. En lugar de ello, capitalizas estos costos, lo que significa que aumentan tu base de impuestos. Esto representa tu inversión general en el hogar y en general equivale a la suma del precio de compra, los costos de cierre y las mejoras que hagas en el hogar. Cuando vendes la casa, el aumento en tu base de impuestos para los costos de cierre reducirá el monto de ganancias de capital que informes en tu devolución. Los típicos costos no deducibles de cierre incluyen tarifas de abstractos de título, tarifas de anotación, impuestos de transferencias y los costos de contratar a un abogado que colabore con el proceso de cierre.

Puntos de refinanciación

No recibirás tratamiento para los puntos que tu nuevo prestamista te cobre para refinanciar, tales como los costos de cierre no deducibles. En cambio, el IRS tratará el cargo como intereses hipotecarios deducibles. Aún así, no puedes reclamar una deducción por todos los puntos en el año en que refinancias, sino que debes reclamar los puntos durante la vida del préstamo en cantidades iguales. Por otra parte, no es posible reclamar una deducción por puntos o intereses de la hipoteca a menos que detalles tus deducciones en el Anexo A.

Deducción de pagos de intereses

Una vez que comiences el pago de la nueva hipoteca, puedes reclamar las deducciones anuales de los intereses de tu hipoteca en la misma forma en la que lo hacías con tu hipoteca anterior. Sin embargo, si el saldo de tu préstamo refinanciado es mayor que el saldo pendiente de tu hipoteca anterior inmediatamente antes de la refinanciación, no podrás deducir el interés sobre el saldo excedente del préstamo. La única excepción que utilices los fondos de los préstamos adicionales para financiar proyectos de mejoras para el hogar.

Créditos de las fotos

  • Zedcor Wholly Owned/PhotoObjects.net/Getty Images