Detalles a tomar en cuenta al firmar el contrato de arrendamiento de un espacio comercial

Escrito por Dennis Hartman | Traducido por José Antonio Palafox

El arrendamiento de un espacio comercial es uno de los pasos esenciales para la apertura de un nuevo negocio o para expandirlo a una ubicación más grande o más visible. El arrendamiento comercial puede ser complejo, como pueden serlo las decisiones que conducen a seleccionar un espacio específico sobre todos los demás. Antes de firmar un contrato de arrendamiento comercial, revisa cuidadosamente los documentos que estás firmando, así como los detalles relativos al espacio en si, para asegurarte de que tu decisión de negocios es la correcta.

Detalles de ubicación

Si estás a punto de firmar un contrato de arrendamiento comercial, es probable que tengas confianza en la ubicación de la plaza, tienda o centro comercial en donde estás alquilando, pero los detalles sobre el local pueden afectar a tu decisión final. Por ejemplo, algunos locales dentro de un centro comercial son más visibles desde la calle que otros. Diferentes tiendas en una zona urbana densa pueden tener una cantidad diferente de lugares reservados de aparcamiento cercanos. El acceso a los vehículos de entrega es otra consideración importante acerca del espacio que puede no ser satisfecha en una primera inspección. Toma nota de cada uno de estos hechos, y considera la forma en que pueden afectar a tu negocio antes de firmar el contrato de arrendamiento comercial.

Condiciones de arrendamiento

Las condiciones de un contrato de arrendamiento comercial son extremadamente importantes porque controlan la forma en que podrás operar tu negocio una vez que te instales. Los términos legales básicos incluyen la duración del contrato de arrendamiento, las opciones de renovación y cuándo el propietario puede optar por aumentar el costo del alquiler, teniendo esta última condición un impacto directo sobre las ganancias de tu tienda. Otras condiciones de arrendamiento significativas incluyen las restricciones sobre la cantidad de horas que decidas tener tu tienda abierta.

Costos

Además del costo del alquiler, el contrato de arrendamiento comercial probablemente incluya los gastos adicionales que tendrás que pagar. Estos pueden hacer la diferencia entre un local rentable y uno en el que tu negocio probablemente tenga que pasar dificultades. Algunos locales comerciales requieren que los arrendatarios paguen cuotas mensuales o anuales de mantenimiento. Tanto los arrendatarios como los arrendadores, o ambos, pueden ser responsables de las facturas de servicios públicos. La pavimentación de estacionamiento, la remoción de nieve y el remolque de vehículos son otros posibles gastos que los propietarios transfieren a los ocupantes del espacio comercial.

Privacidad

La privacidad del arrendatario es especialmente importante al firmar un contrato de arrendamiento comercial. A diferencia de los arrendamientos de viviendas, los contratos de arrendamiento comerciales no incluyen necesariamente las mismas garantías referentes a la privacidad de los arrendatarios. Toma nota de con qué frecuencia, y con cuánta anticipación, el propietario puede entrar a tu espacio comercial para hacer reparaciones o inspeccionar la propiedad. Asegúrate de que estos acuerdos no den al propietario la capacidad de dañar a tu negocio interrumpiendo los eventos especiales o interfiriendo con los empleados que están trabajando.

Créditos de las fotos

  • Ryan McVay/Photodisc/Getty Images