Desventajas del entrenamiento subcontratado

Escrito por Chirantan Basu | Traducido por Maria Eugenia Gonzalez

Las empresas subcontratan las funciones que no son principales para concentrarse en sus operaciones centrales. Subcontratando el entrenamiento, una empresa pequeña o grande puede acceder a la pericia en el tema, la experiencia en preparar materiales institucionales de calidad y la presentación profesional y las habilidades de asesoramiento que proporcionan los servicios de entrenamiento. No obstante, subcontratar también tiene ciertas desventajas.

Costo

Aunque ahorrar costos es con frecuencia una de las razones por las que se subcontratan las funciones secundarias, estos servicios de entrenamiento pueden ser costosos. Entrenar empresas puede costar miles de dólares por empleado por un día de curso de entrenamiento. Los programas de entrenamiento de ejecutivos tienden a ser más caros. Si una empresa requiere servicios de entrenamiento con poca frecuencia, mantener un departamento para esto es poco práctico y la subcontratación de servicios de entrenamiento puede ser una solución rentable. Las empresas que usan estos servicios con frecuencia deberían hacer una análisis de costo-beneficio para determinar si deberían continuar subcontratando o tomar profesionales como empleados a tiempo completo o como consultores del departamento de recursos humanos.

Control

Las empresas pierden el control cuando subcontratan funciones de soporte, como el servicio al cliente y el entrenamiento. Los proveedores de servicios de entrenamiento deciden el formato y el contenido de sus programas, que por lo general son ejemplos y casos de estudio genéricos. Por ejemplo, un concesionario de autos puede enviar a sus vendedores a un curso de entrenamiento que pude contener pocos ejemplos de cómo convertir a los visitantes de la concesionaria en clientes. Las empresas de entrenamiento por lo general conservan los derechos de autor de todo el material, lo que significa que las empresas no pueden personalizar los manuales o las láminas de presentación para futuras necesidades de entrenamiento interno. Estas restricciones hacen que las empresas dependan de terceras partes para crear una fuerza de trabajo capaz, que es el factor clave para el éxito de todas las empresas. También se agregan los costos de entrenamiento si hay cambios en la tecnología o las regulaciones que hacen obsoletos a los cursos de entrenamiento anteriores.

Productividad

La productividad se resiente cuando los empleados dejan su trabajo para asistir a los cursos de entrenamiento. Aunque el objetivo central del entrenamiento es mejorar el desempeño a largo plazo, las empresas pueden tener un golpe a corto plazo en lo que se refiere a planes y servicio al cliente. Los proyectos de planes pueden fallar si los empleados claves están fuera realizando el entrenamiento, y el servicio al cliente puede resentirse debido a que las personas no están disponibles en sus puestos para responder a las llamadas y los correos electrónicos. El entrenamiento tiene que ser puntual e importante. Por ejemplo, si una empresa está planificando implementar un sistema de recursos de planificación de la empresa, debería comenzar el entrenamiento cuando el primer módulo del sistema se haya implementado para que los empleados tengan la posibilidad inmediata de aplicar lo que han aprendido.

Consideraciones

El entrenamiento interno no necesariamente significa un departamento de entrenamiento por separado. Por ejemplo, un par de expertos internos en la materia pueden trabajar en los manuales de entrenamiento, asistir a los cursos para aprender los fundamentos del discurso en público y facilitar las sesiones de entrenamiento, y luego conducir los cursos en la empresa. El entrenamiento subcontratado o cualquier otra función no deberían ser una decisión automática. La dirección debería autorizar la subcontratación sólo si esta proporciona una mejora importante sobre las actuales capacidades.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images