Desventajas de ser un entrenador de caballos

Escrito por Amanda McMullen | Traducido por Yarzeth Ayala

La carrera de entrenador de caballos puede ser una opción gratificante para las personas que les gusta trabajar con animales. Los entrenadores de caballos pueden pasar gran parte de su día trabajando al aire libre, además ningún día es igual al anterior. Estos profesionales pueden relaciones duraderas con los caballos que entrenan al igual que con los dueños. Sin embargo, al trabajar como entrenador de caballos también se tienen algunos retrocesos y se corren riesgos.

Salario bajo

De acuerdo con información de 2010 del Departamento de Estadísticas de Empleo (BLS, por sus siglas en inglés), los salarios medios de los entrenadores de animales de Estados Unidos fueron de US$26.580. Esta cantidad es mucho menor que el salario promedio a nivel nacional, que fue de US$41.673 en ese periodo. Incluso los entrenadores mejor pagados ganan solamente la cantidad de US$53.580, mientras que los que recién entran a la fuerza de trabajo pueden ganar tan poco como US$16.000.

Demanda física

El trabajo de un entrenador de caballos implica mucha demanda física. El entrenar un caballo es un acto de naturaleza física en el que se necesita correr, inclinarse, montar y cabalgar en la espalda del animal. Estos profesionales también son responsables de mover grandes pacas de heno y las pesadas bolsas de alimento, así como limpiar las caballerizas y asear a los caballos.

Riesgo de lesiones

A menudo, los entrenadores de caballos se enfrentan con animales asustados o agresivos. Los caballos pueden causar mucho daño a los entrenadores si ningún esfuerzo porque son muy grandes. Cuando los caballos están asustados o enojados, pueden patear, morder o pisotear a los entrenadores. Por esta razón, los entrenadores de caballos corren un mayor riesgo de sufrir lesiones o incluso la muerte que los empleados de la mayoría de las industrias.

Retos

A pesar de que interactuar con diferentes caballos añade variedad a los días de trabajo de los entrenadores, esto también puede representar un gran reto. Es posible que los caballos que han sido maltratados o lesionados no respondan tan rápido a los intentos del entrenador. En casos difíciles, es posible que los caballos no respondan en lo absoluto al entrenamiento convencional. Para entrenar a este tipo de caballos se necesita mucha paciencia y creatividad.

Dificultad de horario

De acuerdo con el BLS, muchos establos tienen personal que trabaja a todas horas. Los entrenadores de caballos que trabajan en estas condiciones pueden trabajar por las noches, fines de semana y días festivos. El horario de los profesionales que trabajan en establecimientos de 24 horas puede variar mucho de una semana a otra.

Créditos de las fotos

  • Comstock Images/Stockbyte/Getty Images