Después de la oferta de empleo

Escrito por Cynthia Measom | Traducido por Rafael Ernesto Díaz

Una vez que le hayas ofrecido un trabajo a tu principal candidato, no dejes que la oferta quede desfasada y posiblemente lo pierdas ante otro empleador. Incluso si el candidato responde a tu oferta con entusiasmo, no te permitas desarrollar una falsa sensación de esperanza. Sella el acuerdo y asegura el candidato en el papel que le estás ofreciendo.

Evaluar el interés del candidato

Cuando te comuniques con el candidato y le extiendas la oferta de empleo, prosigue con algunas preguntas para medir su interés. Por ejemplo, pregúntale "¿Tienes alguna duda o pregunta que pueda responder?" Escucha su respuesta para ver si está indeciso acerca de algo o si tiene una inquietud. Aumenta su confianza de la mejor manera posible respondiendo a sus preguntas con honestidad y claridad.

Establece una fecha límite

Establece una fecha límite para que el candidato de su respuesta, si no está listo para dártela de forma inmediata. Algunos candidatos te pedirán un tiempo para pensarlo, hablar con su cónyuge o incluso considerar otra oferta. Fija un plazo para que puedas pasar a tu siguiente elección si el candidato decide declinar tu oferta.

Seguimiento

Prosigue tu oferta verbal con una oferta por escrito. Incluye el título oficial de la posición que le estás ofreciendo, la fecha de inicio y la fecha límite para su respuesta. Incluye algunos de los beneficios de trabajar para tu empresa para ayudarle a tomar su decisión. Envíale al candidato la oferta por correo. Si realizaste una entrevista de panel o si otros miembros del personal de administración forman parte del proceso de contratación, haz que cada persona se contacte directamente con el candidato para felicitarle por la oferta de trabajo y expresarle su entusiasmo por la posibilidad de su aceptación.

Reúne la documentación

Una vez que el candidato acepta formalmente tu oferta, reúne la documentación necesaria para contratarle. Por ejemplo, tendrás que llenar un formulario W 4, retenciones de nóminas y asuntos fiscales, y un I 9, estado de Inmigración y naturalización, y cualquier otro documento requerido por la política de la empresa o del estado. Entrégale la documentación al candidato y pídele que lo llene y te lo devuelva. Crea un archivo de personal del candidato para que puedas mantener su información en un solo lugar.

Dale una orientación

Presenta el candidato a tus compañeros de trabajo y demás personal de gestión. Acompáñale en una visita a la oficina y contesta cualquier pregunta que pueda tener. Explícale los procedimientos o políticas que tienen en el lugar. Como paso final, piensa en cómo puedes mejorar la oferta de trabajo o el proceso de contratación para hacer las cosas más fáciles o más eficientes en el futuro.

Créditos de las fotos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images