Descripción de las funciones laborales de un promotor de eventos

Escrito por Betsy Gallup | Traducido por Azul Benito

La organización de eventos coordina lo mejor de todos los mundos en una carrera gratificante. Combinas una dosis saludable de habilidades de negocio con conocimientos de marketing y perspicacia social que no solo atrae nuevos clientes, si no que también te permite tratar con personas de todos los ambientes de la vida. Tu habilidad para realizar tu trabajo correctamente significa hacer los sueños de otras personas realidad.

Negocio

Los organizadores de eventos son responsables de ayudar a los clientes a armar eventos como fiestas, convenciones o conferencias con un presupuesto con la menor cantidad de obstáculos posible. Gran parte del trabajo involucra pasar tiempo en un escritorio negociando precios, estableciendo horarias, realizando seguimientos con los clientes y controlando los costos de los eventos. El organizador debe ser muy estructurado y capaz de realizar tareas múltiples. El trabajo también debe ser facturado a los clientes correspondientes y los fondos deben ser aplicados a las cuentas de los clientes.

Marketing

Los eventos no son exitosos si las personas no asisten. Como organizador de eventos, la descripción de tus tareas laborales puede incluir la promoción del evento hacia el público o un grupo específico de personas. Tus esfuerzos de publicidad pueden ser tan simples como crear invitaciones atractivas y mantener un seguimiento de la asistencia, o puedes necesitar crear notas de prensa o enviar correos. Tu habilidad para alcanzar tu audiencia prevista es crucial.

Social

Tanto si planeas especializarte en organización de eventos corporativos como en la organización de fiestas personales, tu habilidad de interactuar con clientes y proveedores será crucial para tu éxito. Como organizador de eventos, puedes ser responsable de contratar proveedores de alimentos, arreglar transportes y buscar entretenimientos u oradores. Coordinas el armado del evento y actúas como intermediario entre la ayuda contratada y el cliente. El cliente esperará que estés informado y que se pueda hablar contigo fácilmente acerca de los planes del evento. Incluso puedes tener la oportunidad de conocer a personas importantes y disfrutar el evento mientras realizas tus tareas.

Educación

Aunque puedes convertirte en organizador de eventos sin tener ningún tipo de educación formal luego de la secundaria, es difícil de entrar en la industria de la organización de eventos. Estarás por encima de la competencia si inviertes en un certificado o un diploma de dos a cuatro años en gestión de eventos, gestión de hospitalidad o relaciones públicas. Busca pasantías en la industria de la organización de eventos, gestión de hoteles o catering mientras completas tus estudios para que cuando te gradúes tengas algo de experiencia.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Comstock/Getty Images