Derechos de los empleados cuando las horas se reducen

Escrito por Ruth Mayhew | Traducido por Enrique Pereira Vivas

Los empleadores que buscan formas de reducir los costos laborales a menudo piensan que recortar las horas de los empleados puede resolver los problemas financieros de una organización. Sin embargo, cuando los empleadores reducen las horas incorrectamente o en violación de los derechos de sus empleados, la decisión podría terminar costando mucho más al defenderse de las reivindicaciones de los empleados y al pago de sanciones y multas al gobierno federal. Reducir las horas de los empleados podría violar los derechos de los trabajadores protegidos por la Fair Labor Standards Act (FLSA) y otras regulaciones federales.

Preaviso

Cuando un empleador contempla la reducción de horas de los empleados, la empresa debe examinar primero sus obligaciones bajo la ley federal Worker Adjustment and Retraining Notification (WARN). De acuerdo con las regulaciones de la WARN, los empleados tienen el derecho de saber, por lo menos con 60 días de anticipación, que su empleador tiene la intención de reducir sus horas. La normativa WARN se aplica a los empleadores que recortan horas en más de un 50 por ciento. Los empleadores sujetos a las regulaciones WARN son aquellas empresas que emplean a más de 100 trabajadores y que anticipan que las reducciones en las horas durará por un período de seis meses o más.

Derechos exentos de los empleados

Los empleados clasificados como trabajadores asalariados exentos bajo la FLSA tienen derecho a recibir la paga de una semana completa, incluso si su empleador reduce sus horas. Los trabajadores asalariados y exentos, en virtud de su cargo, los deberes del trabajo y el rango, reciben un salario fijo por un número fijo de horas, y es por eso que la compensación por empleado a sueldo y exento generalmente se expresa como, por ejemplo, "US$455 por semana para una semana laboral de 40 horas". Si un empleador tiene la intención de implementar un permiso parcial semanal de 16 horas, por ejemplo, los trabajadores asalariados y exentos tienen derecho a su salario semanal completo a pesar de que sólo trabajen 24 horas a la semana. Los empleadores no pueden deducir los importes de la paga de los asalariados por semanas laborales parciales, sobre todo si la reducción se debe a la falta de trabajo.

Derechos de los empleados no exentos

La reducción de horas para los empleados que no están exentos de la normativa FLSA puede ser más fácil de procesar desde un punto de vista logístico y matemático. Los empleados no exentos son pagados de acuerdo al número de horas que trabajan y, por lo tanto, pueden tener sus horas de trabajo reducidas sin que los empleadores incurran en sanciones. Sin embargo, ellos tienen derecho a saber cómo una reducción en las horas o un permiso parcial sin pago les afectará. Por ejemplo, un pequeño empresario que no está obligado a notificar por escrito bajo las reglas de WARN también tiene la obligación de comunicarse con sus trabajadores acerca de sus horarios, salarios y cómo una reducción afectará a su remuneración total y beneficios. Hacer lo contrario alteraría la fuerza de trabajo y haría que los empleados se sientan insatisfechos y pierdan la moral.

Beneficios innovadores

Muchas empresas trabajan en colaboración para facilitar acuerdos con los departamentos estatales de trabajo para asegurar que los empleados no sufran demasiado por la reducción de las horas y del salario. Los llaman "beneficios innovadores" porque estos acuerdos amplían los criterios de elegibilidad para que los trabajadores puedan recibir una parte de los beneficios del seguro de desempleo mientras trabajan horarios reducidos. En virtud de las consideraciones federales de un paquete de estímulo, los empleados tienen derecho a las prestaciones por desempleo que antes no hubieran calificado mientras estaban empleados.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images