¿De qué puedo trabajar si quiero estar en contacto con niños con capacidades diferentes?

Escrito por Helen Akers | Traducido por Eva Ortiz

Existen carreras que implican el trabajo con niños con discapacidad, tanto en el sector público como privado. Las oportunidades para especializarse en tipos específicos de discapacidad, como el autismo o trastornos físicos, están disponibles para maestros, terapeutas y especialistas en intervención. Los niños con discapacidades pueden tener dificultades con la comunicación verbal, una lesión cerebral traumática, déficits cognitivos de aprendizaje, o limitaciones físicas. Las opciones de trabajo que marcan la diferencia en las vidas de los niños con discapacidad a menudo los ayudan a desarrollar sus habilidades a su máximo potencial.

Maestro de educación especial

Los maestros de educación especial pueden trabajar con los estudiantes que tienen discapacidades leves, como trastornos del habla o dislexia. Otros maestros de educación especial se especializan en trabajar con aquellos que presentan discapacidades más severas, incluyendo síndrome de Down y ceguera. Los Planes de Educación Individual (IEP) son desarrollados y ejecutados por maestros de educación especial. Un IEP para un niño con autismo puede incluir clases de preparación para la vida que se centran en el desarrollo de la alfabetización, las estrategias de búsqueda de empleo y los hábitos de higiene personal. Un aspecto vital de las responsabilidades de un maestro de educación especial es asegurarse de que se cumplen las estipulaciones de la Ley de Individuos con Discapacidades (IDEA). IDEA exige que ciertos tipos de servicios de educación especial estén disponibles.

Asistente social

Los distritos escolares públicos suelen emplear trabajadores sociales y psicólogos para que ayuden a los niños con discapacidades en las escuelas. Los trabajadores sociales y psicólogos escolares se toman el tiempo para hacer frente a los desafíos emocionales y psicológicos de los estudiantes discapacitados. Los trabajadores sociales, en particular, evalúan cómo hacer coincidir los recursos educativos de la escuela con las necesidades individuales del niño. No es raro que los trabajadores sociales refieran al niño y a su familia a recursos adicionales en la comunidad. Los psicólogos tienden a centrarse en la resolución de la conducta problemática y la búsqueda de su causa raíz.

Especialista en intervención

Los especialistas de intervención ayudan a identificar posibles anomalías de comportamiento, emocionales y cognitivas a edades tempranas. Por ejemplo, un niño que está teniendo problemas para verbalizar sus pensamientos o parece muy nerviosa podría ser referido a un especialista de intervención. Las deficiencias potenciales se identifican generalmente por los maestros de preescolar o primaria. Los especialistas de intervención administran entrenamiento y ejercicios de recuperación para ayudar a los niños a superar déficits leves a moderados tanto como sea posible. Un niño que está teniendo dificultad para concentrarse y retener información debido a una lesión cerebral leve es un ejemplo de alguien que puede trabajar con un especialista en intervención.

Intérpretes

Los intérpretes para personas con problemas de audición trabajan en escuelas públicas y privadas. Los intérpretes traducen la palabra hablada a la lengua de signos para estudiantes con discapacidad auditiva durante la clase. Los estudiantes que no pueden oír pueden trabajar uno-a-uno con un intérprete al completar las tareas. Dado que la pérdida de audición puede retrasar o impedir las competencias lingüísticas, los estudiantes con discapacidad auditiva a menudo necesitan asistencia para comunicarse. Un intérprete puede ayudar al estudiante a entender las expectativas de las tareas y a expresar sus pensamientos claramente.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images