¿Cuáles son los tres tipos de incertidumbre en la administración?

Escrito por Miranda Morley | Traducido por Vilanah del Mar

Los dueños de pequeñas empresas que no tienen experiencia en administración pueden encontrar el trabajar como el gerente del negocio la parte más difícil de ser dueño de uno. Una de las razones de esto es el hecho de que los gerentes tienen que lidiar con muchas incertidumbres, de hecho, una de las habilidades esenciales que un gerente debe tener es la capacidad de resolver problemas y actuar rápidamente cuando el negocio va por mal camino. Si bien hay una serie de incertidumbres que un gerente debe manejar, tres de las más grandes incluyen a los empleados y al ambiente laboral, tu mercado meta y los efectos de los cambios tecnológicos.

Los empleados y la cultura laboral

Lo que funciona para dirigir a los empleados en un lugar de trabajo no necesariamente funciona en otro. Algunos empleados necesitan palabras duras o alentadoras como motivación, otros necesitan plazos estrictos, políticas y procedimientos. En algunos lugares de trabajo un ambiente informal puede fomentar la innovación y la comodidad mientras se trabaja, en otros, puede crear apatía. Cuando inicias un negocio o te conviertes en el gerente de una nueva empresa, las incertidumbres con respecto a los empleados y la cultura laboral dificultarán la toma de decisiones administrativas hasta que conozcas un poco más a la empresa y sus empleados. Incluso después de que tengas un tiempo administrando la organización o departamento, seguirás sin saber cómo las modificaciones y cambios que realices a la cultura de la empresa afectarán el trabajo individual y grupal de los empleados.

Tu mercado meta

Conforme cambia la población, se modifican las normas culturales, las proporciones demográficas difieren y las nuevas tecnologías se convierten en parte de la vida cotidiana de las personas, y tu mercado meta cambia. Sin embargo, probablemente no sabrás cuándo y cómo sucederá ese cambio hasta que realmente suceda. Por supuesto, los buenos gerentes tienen la costumbre de llevar a cabo investigaciones para determinar cómo los cambios sociales y la tecnología cambiarán a sus clientes, pero la investigación no suele ser acertada. Los buenos gerentes necesitan estar a la vanguardia de estos cambios, al negarse a quedarse solo con un buen producto o servicio, en cambio, deben pensar en cómo crear nuevos productos y servicios o cómo adaptar los viejos para satisfacer las necesidades de un mundo cambiante.

Tecnología

Casi de la noche a la mañana, la tecnología puede cambiar cómo es dirigido un negocio y qué es lo que quieren los clientes. Si le hubieras preguntado a Alexander Graham Bell si pensaba que las personas tendrían teléfonos que no sólo serian tan pequeños que podrían llevarse en el bolsillo sino que también serían capaces de hacer cosas como mostrar películas o calcular las propinas, probablemente se hubiera burlado de ti. Los gerentes nunca pueden estar seguros de cómo la tecnología cambiará su negocio, pero para poder ser exitosos necesitan estar al corriente de ciertas tecnologías y tomar decisiones acertadas sobre cuáles implementar en sus oficinas y cuáles son una pérdida de tiempo y dinero.

Manejando la incertidumbre

Una forma en que los gerentes pueden no lidiar con la incertidumbre es tratar de prevenirla. En cierto modo, la incertidumbre es quien asegura el trabajo de un gerente, siempre y cuando sepa cómo manejarla. Mientras haya incertidumbre en el negocio, los gerentes necesitarán lidiar con ella. Sin embargo, los gerentes pueden aprender a lidiar bien con la incertidumbre al usar la investigación para predecir una variedad de resultados y posibles respuestas. Los administradores o gerentes también pueden hacer frente a la incertidumbre al ser flexible y estar abiertos al cambio, diseñando las políticas laborales con una filosofía similar.

Créditos de las fotos

  • Keith Brofsky/Photodisc/Getty Images