¿Cuáles son los tres tipos de costos utilizados en la fabricación de productos?

Escrito por Mary Jane | Traducido por Daniela Laura Arjones

Una empresa necesita fondos para operar, ya sea para las operaciones básicas de negocios o para la fabricación de productos para los consumidores. Al igual que los costos operativos, los costos de fabricación se dividen en varios tipos, así el departamento de contabilidad puede rastrear todos los gastos de fabricación para obtener informes anuales precisos. Estos costos de fabricación cambian si la producción se expande o si la empresa decide sustituir los productos existentes en el marco de una línea de productos.

Costos laborales

Los costos laborales, también conocidos como costos de mano de obra directa, se refieren a cualquier otra financiación otorgada a los trabajadores que producen y acumulan los productos en cuestión. Ejemplos de trabajo incluyen trabajadores de la línea de ensamblaje, operadores de máquinas y empleados de la instalación. La mano de obra indirecta se refiere a las personas que trabajan para la empresa, pero cumplen funciones indirectos en el proceso de fabricación. Los trabajadores indirectos incluyen conserjes, supervisores y guardias de seguridad.

Costos de materiales

Los costos de materiales se refieren a las materias primas que en realidad crean el producto en cuestión. Las materias primas cubren todo, desde el propio producto final hasta pernos, tuercas y madera que entraron en la construcción del producto original. El producto final se considera "en bruto", ya que se puede utilizar como materias primas para otro producto para otro negocio. Los costos de materiales incluyen materiales directos, que juegan un papel en el proceso de fabricación, tales como motores pequeños, los botones y bombillas.

Gastos generales

Los gastos generales son los relacionados con el proceso de fabricación, con la exclusión de las materias primas y la financiación del trabajo. La maquinaria y equipo utilizado para construir los productos que deben someterse a mantenimiento y la financiación frecuentes deben estar disponibles para completar las reparaciones. Los gastos generales también cubren cualquier tipo de mantenimiento o reconstrucción de las instalaciones de fabricación, tales como la ampliación de la línea de producción o la adición de una nueva iluminación en la fábrica. Cualquier gasto o costo que no se ajuste a los costos de materiales directos y los costos de mano de obra puede caer en la categoría de gastos generales de fabricación.

Costos no productivos

Los costos no productivos se refieren a cualquier otra financiación que no está asociada directamente con la creación de un producto, sino conectado con el producto real en términos de ventas. En otras palabras, los costos no productivos se refieren a los fondos gastados en marketing, agentes de ventas, mantenimiento de equipos y gastos de automóvil. Los sueldos de los vendedores, contadores y administradores en los diversos departamentos de la empresa también entra en esta categoría. Los gastos de las instalaciones, tales como el alquiler, la luz, el calor y los impuestos de propiedad, también son costos no productivos, ya que quedan en los costos generales de operación.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images