¿Cuáles son los tres niveles de jerarquía de los gerentes?

Escrito por Jared Lewis | Traducido por Daniela Laura Arjones

    Los gerentes son líderes que desempeñan un papel integral en las organizaciones para las que trabajan. Los gerentes de las grandes organizaciones tienen funciones específicas que cumplen dentro de la jerarquía de gestión. Dentro de esta jerarquía, los gerentes por lo general tienen diferentes niveles de poder y responsabilidad. En la mayoría de las organizaciones, esta jerarquía se compone de tres niveles primarios.

    Gerentes de primer nivel

    Los gerentes de primer nivel, a veces llamados gerentes de nivel bajo, se encuentran en la parte inferior de la jerarquía directiva. Están en contacto con los empleados no directivos, a menudo sirviendo como supervisores o gerentes comerciales o en otras capacidades que implican las operaciones comerciales del día a día. Sus tareas incluyen a menudo la programación, la presupuestación, las actividades de recursos humanos y las medidas disciplinarias.

    Gerentes de nivel medio

    Gerentes de nivel medio o mandos intermedios, están un paso por encima de los directivos de primer nivel. Ellos sirven como intermediarios entre los gerentes de nivel más bajo y el más alto nivel dentro de la jerarquía de gestión. Estos administradores pueden todavía estar involucrados en las operaciones diarias de la empresa, pero a menudo dependen de la entrada de los primeros administradores de nivel. Los gerentes de nivel medio son generalmente los gerentes de operaciones o gerentes generales, pero también pueden servir como gerentes regionales.

    Gerentes de nivel superior

    Los gerentes de alto nivel son los altos ejecutivos de una empresa. Se basan en las aportaciones de gerentes de nivel medio para determinar en qué dirección se mueve la empresa y cualquier cambio que necesite hacerse. Los gerentes de alto nivel por lo general incluyen directores generales, directores financieros y otros líderes principales responsables del desarrollo de la visión de la empresa y toman las decisiones ejecutivas que afectan el futuro de la organización.

    Consideraciones

    Tener una jerarquía de gestión en el lugar puede tener ventajas significativas. Por ejemplo, una jerarquía proporciona estructura a la organización que puede filtrarse a través de toda la organización en su conjunto, la creación de un entorno específico empresarial que ayuda a las personas a cargo de la organización a que funcione mejor. Una jerarquía también permite a toda la organización saber quién está a cargo. Sin embargo, como en un artículo escrito por el Instituto de Estudios sobre el Empleo sugiere, la "desjerarquización" de estas jerarquías también puede tener algunas ventajas importantes que las empresas han comenzado a reconocer. Por ejemplo, la eliminación de algunos puestos de dirección puede suponer un ahorro de costos, pero también puede eliminar las barreras para el progreso y el crecimiento, como la falta de comunicación o la lentitud de acción mostrado a menudo por organizaciones con estructuras burocráticas.

    Créditos de las fotos

    • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images