¿Cuáles son los elementos de un contrato comercial?

Escrito por Chris Joseph | Traducido por Valeria Garcia

Como propietario de pequeña empresa o individuo autónomo, necesitarás entrar en un contrato comercial. Un contrato comercial es un acuerdo legal entre tú y otra persona y puede ser utilizado en situaciones donde se prestan servicios mediante un pago o tareas específicas que deben llevarse a cabo. Para ser legalmente válido, un contrato debe contener varios elementos clave.

Partes

Las partes de un contrato son simplemente las entidades involucradas en el acuerdo. Estos pueden ser el nombre de una persona o una entidad de negocios independientes. Por ejemplo, si eres un fotógrafo freelance y estás contratado como un contratista independiente, las partes en el acuerdo son tú (o tu nombre comercial si utilizas uno) y el nombre de la entidad que está contratando tus servicios.

Consideración

La consideración en un contrato detalla lo que representa la postura de ganancia de cada partido de un acuerdo de negocios. Continuando con el ejemplo del fotógrafo freelance, la contraprestación recibida por el ente de contratación son las fotografías acabadas y la consideración del fotógrafo representa el pago que recibió por la prestación del servicio. También podría indicar que los gastos pueden ser pagados por la entidad de contratación, tales como el costo de los viajes del fotógrafo al sitio de sesión.

Términos y condiciones

Los términos y condiciones de un contrato de negocios especifican los derechos y obligaciones de cada parte. Éstos pueden variar mucho dependiendo de la naturaleza de los negocios. Los ejemplos más comunes pueden incluir la cantidad de pago, el plazo de realización del pago, la naturaleza específica del trabajo involucrado y por cuánto tiempo el acuerdo permanecerá en vigor. Los términos también pueden incluir posibles remedios si un partido se encuentra en un incumplimiento de contrato.

Partes competentes

Un contrato puede considerarse válido si se puede demostrar que una de las partes era mentalmente incompetente a la hora de entrar en el acuerdo. Un contrato también puede ser anulado si una de las partes estuvieron bajo la influencia de las drogas o el alcohol y la otra parte estaba al tanto de la condición de la primera parte.

Propósito legal

Un contrato de negocios debe ser de propósito legal para que pueda considerarse como válido. Si, por ejemplo, una parte es contratada a sabiendas para realizar entregas de mercancía robada por un segunda parte, éste no tendría ningún recurso legal si la primera parte no pudo entregar la mercancía a su destino previsto.

Créditos de las fotos