¿Cuáles son los diferentes tipos de diseños organizacionales?

Escrito por Rick Suttle | Traducido por Alejandro Schaller

El diseño organizacional involucra dar forma a los empleados y las posiciones de la compañía en varias estructuras. Las pequeñas compañías pueden carecer o tener pequeñas estructuras en su comienzo. Pero el gerenciamiento de la compañía eventualmente debe comenzar a formar varios departamentos para lograr una mayor eficiencia y responsabilidad. Una estructura o diseño organizado también realza la comunicación y mejora el empleo de los recursos de una compañía. Los propietarios de pequeños negocios habitualmente desarrollan las estructuras de su organización en función de los objetivos de la compañía, la competencia y las regulaciones del gobierno.

Funcional

Una estructura funcional es aquella que está centrada en funciones básicas, incluyendo contabilidad, comercialización, ingeniería, finanzas y recursos humanos. Un ejecutivo de una pequeña compañía puede comenzar contratando gerentes en cada una de estas áreas funcionales. En cambio, los gerentes pueden contratar analistas o coordinadores subordinados a ellos. Y a medida que la compañía crece, los gerentes pueden convertirse en directores y vicepresidentes, supervisando grandes departamentos funcionales. La ventaja de una estructura funcional es que hace un uso eficiente de los recursos humanos. Por lo tanto trabajan mancomunadamente para desarrollar sinérgicamente las mejores estrategias de comercialización. Un lado negativo de la estructura funcional es que los objetivos del departamento a veces son priorizados sobre los objetivos de la compañía.

Cliente

El objetivo detrás de una estructura de cliente es posicionar a los empleados o a los departamentos de forma de que puedan servir del mejor modo a los clientes. Algunas compañías pequeñas pueden vender a una base de clientes diversa. Esto puede ser especialmente el caso con compañías que atienden a clientes de otros negocios. La compañía puede servir al mercado de consumidor así como también tipos diferentes de negocios: compañías de productos de consumidor, hospitales, escuelas o el gobierno. El proceso de venta puede ser diverso con cada tipo de cliente, requiriendo conocimiento y especialización. Por lo tanto, los departamentos pueden necesitar diseñar sus estructuras en función de los clientes, para cumplir del mejor modo sus demandas.

Matriz

Las estructuras de matriz son habitualmente un híbrido de dos estructuras diferentes. Por ejemplo, una compañía puede combinar estructuras funcionales y de cliente para cumplir del mejor modo las demandas del mercado. Las estructuras de matriz son habitualmente temporarias. Por ejemplo, una compañía pequeña puede utilizar una estructura de matriz si está introduciendo un producto nuevo. La gente de comercialización y finanzas será necesaria para desarrollar estrategias promocionales y para crear un presupuesto de un nuevo producto respectivamente. Sin embargo, la gente de comercialización y finanzas necesitará gerentes que tengan experiencia con clientes específicos. La desventaja de una estructura de matriz es la subordinación dual, según “Referencia para Negocios” en línea. Los empleados pueden estar subordinados a dos jefes, uno en su departamento y otro del equipo de proyecto de la matriz.

Unidades de negocios estratégicos

A veces los departamentos de la compañía se tornan casi como unidades de negocios separados o SBU, especialmente cuando la compañía crece. El gerenciamiento puede entonces instalar centros separados de ganancias y pérdidas para estos departamentos. La compañía puede asignar ejecutivos específicos para conducir cada SBU específica. Estos tipos de estructuras son habitualmente basados en el producto. Por ejemplo, una compañía de productos de cliente puede vender muchos productos diferentes. Cada grupo de producto entonces se convertiría en un SBU separado.

Créditos de las fotos

  • Digital Vision./Digital Vision/Getty Images