¿Cuáles son los deberes de un asistente administrativo en un hogar para ancianos?

Escrito por Stephanie Reid | Traducido por Francisco Roca
Los asistentes administrativos en un hogar de ancianos apoyan las operaciones del día a día de la instalación.

Los asistentes administrativos en un hogar de ancianos apoyan las operaciones del día a día de la instalación.

Un auxiliar administrativo que trabaja en un hogar de ancianos trabaja con el administrador en jefe para manejar las funciones del día a día en cumplimiento con las normas estatales, federales y locales. El asistente debe contribuir al mantenimiento de la calidad en la atención del paciente, supervisar al personal y su desarrollo y asegurarse de que todos los empleados cumplan con el procedimiento y el protocolo de la institución.

Cumplimiento de las leyes estatales y federales

Los hogares de ancianos están fuertemente regulados por leyes estatales y federales. Las enfermeras y el personal que trabaja en estas instalaciones también están regulados por estatutos y todos ellos deben tener licencias estatales. Una importante tarea del asistente administrativo es asegurarse de que la instalación está siguiendo todos los estatutos y reglamentos. Esto incluye el cumplimiento de la Ley de Responsabilidad y Portabilidad del Seguro de Salud (Health Insurance Portability and Accountability Act, o HIPAA), lo que obliga a que los administradores mantengan la privacidad de cada paciente. Las leyes estatales con frecuencia regulan el personal mínimo en la proporción de pacientes, los planes de atención obligatorios para cada paciente, la conservación de registros por un período de tiempo mínimo, la limpieza y la higiene y un cartel con los derechos del paciente.

Implementación de procedimientos de las instalaciones

El auxiliar administrativo también ayuda a elaborar y mantener las políticas internas del hogar para ancianos. Las normas obligatorias por estatuto se consideran las normas mínimas aceptables, y las instituciones son libres de ampliarse sobre ellas para proporcionar una atención de primer nivel al paciente. Las políticas internas también se ocupan de las situaciones que involucran la disciplina al personal o las enfermeras, de lesiones o accidentes sufridos por los pacientes, y del protocolo para visitantes. El asistente administrativo debe estar familiarizado con todas las políticas y debe poder interpretarle las normas a los empleados, residentes, familiares, visitantes y agencias gubernamentales en todo momento.

Relaciones públicas

El asistente administrativo también puede actuar como un enlace entre la institución y la comunidad exterior. Esto incluye la participación en eventos de relaciones públicas, asistir a las reuniones de la junta o del condado y reunirse en forma regular con los directores de los departamentos. Esta posición exige fuertes habilidades interpersonales y la capacidad de mantener un programa de relaciones públicas diseñada para servir en el mejor interés de la institución y de la comunidad circundante.

Supervisión de los empleados

El asistente administrativo está muy involucrado en la administración de personal. Debe sentirse cómodo con la contratación, el entrenamiento y el despido de los empleados. El asistente también debe asegurarse de que los requisitos de certificación sean cumplidos por cada empleado, que los empleados asistan al entrenamiento regular en el servicio y que los empleados estén informados y sigan las políticas y procedimientos internos. El asistente puede ser obligado a participar en la disciplina de los empleados.

Cadena de mando

El asistente administrativo reporta directamente al administrador en jefe del hogar de ancianos y debe estar familiarizado con todos los deberes del administrador. En el caso de que el administrador no pueda cumplir con una obligación o requisito, el asistente debe estar disponible para realizarlo. El asistente general tiene la autoridad y responsabilidad de realizar cualquier tarea que le asigne el administrador en jefe.

Licencia

Los asistentes administrativos de hogares de ancianos deben obtener una licencia de administrador de hogares de ancianos a través de una junta estatal de licencias. Esto implica pasar un examen que cubra la atención centrada en los residentes, calidad de vida, recursos humanos, finanzas, ambiente, liderazgo y administración. Además de pasar el examen, los estados pueden imponer requisitos adicionales como una edad mínima, un fuerte carácter moral sin antecedentes penales, un mínimo de una licenciatura o de la finalización de un curso de formación para administrador.

Créditos de las fotos

  • Stockbyte/Stockbyte/Getty Images