Cuáles son los altibajos de ser un distribuidor de un producto

Escrito por George N. Root III | Traducido por Fede Ortiz

Los empresarios investigan empresas antes de tomar el compromiso de iniciar una o de adquirir una franquicia. Convertirse en un distribuidor al por mayor pone al dueño de un negocio en el centro del mercado minorista entre los fabricantes y los usuarios finales. Puede ser un negocio excitante, ya que hay un montón de puntos buenos y malos en ser un distribuidor.

Información privilegiada de la industria

Un distribuidor está en contacto permanente con los fabricantes y distribuidores al por menor. Esto permite que el distribuidor esté enterado secretamente de las nuevas tendencias tecnológicas y también escuche cómo las tendencias de compra de los consumidores están cambiando el mercado. Un distribuidor puede convertirse en un socio valioso para los fabricantes que quieren saber lo que los consumidores piensan, y para los minoristas que desean tener información privilegiada sobre lanzamientos de nuevos productos. Esto puede darle a un distribuidor una posición ventajosa para ayudar a los fabricantes a sacar al mercado nuevos productos populares. También puede ayudar al distribuidor a recomendar las actualizaciones de los productos que beneficien a sus puntos de venta.

Relaciones entre fabricantes

Cuando los fabricantes establecen relaciones con los grandes puntos de venta, los fabricantes a menudo traerán un distribuidor que actuará como el intermediario del producto. En algunos casos, el fabricante recibirá solicitudes de grandes cantidades de cadenas de tiendas al por menor, y pasará esas peticiones a un distribuidor. Una buena relación de trabajo con un fabricante puede llevar a acuerdos lucrativos que requieran muy poco trabajo de ventas por parte del distribuidor.

Quejas de los clientes

Cuando un cliente minorista quiere quejarse sobre un producto o devolver un producto que no le gusta a una tienda minorista, el minorista va a ir al distribuidor donde compró el producto y no directamente al fabricante. Los productos que superaron la fecha de devolución, o donde el minorista no tiene ninguna factura para demostrar que el producto se adquirió en ese punto de venta pueden convertirse en pesadillas para el servicio al cliente y en áreas potenciales de pérdida de ingresos. Un departamento de servicio al cliente eficiente con políticas estrictas sobre lo que un distribuidor puede y no puede hacer protegerá al distribuidor de pérdidas significativas. Hará que los puntos de venta consideren sus posibles pérdidas en un problema de servicio al cliente y los fuerce también a desarrollar hábitos efectivos de servicio al cliente.

Robo

Los distribuidores que envían grandes cantidades de productos caros a una variedad de puntos de venta están expuestos a la posibilidad de un robo. La exposición del fabricante a el robo es baja, ya que sólo envía a un puñado de lugares de distribución. El distribuidor envía a cientos, posiblemente miles, de puntos de venta y la posibilidad de robo o pérdida del producto es mucho mayor. La empresa distribuidora puede protegerse mediante el desarrollo de políticas que evitan que el producto sea enviado a lugares dudosos, tales como residencias u hoteles. El distribuidor debería trabajar con las compañías de transporte de renombre que son conscientes de los desafíos en la entrega a algunas zonas, y han desarrollado métodos para reducir la pérdida.

Logística

La fortaleza de una empresa de distribución se basa en su capacidad para entregar productos a una amplia red de distribución. Esto requiere la coordinación de la recepción y el envío de los productos hacia y desde varios depósitos. El distribuidor tiene que desarrollar políticas eficientes de envío y manipulación que darán a los fabricantes la confianza de que sus productos llegarán con seguridad a la gran red de productos al por menor. El distribuidor mantiene la logística mediante la contratación de personal con experiencia para la coordinación del depósito y manteniendo una estrecha vigilancia sobre todas las actividades del almacén.

Créditos de las fotos

  • Thinkstock Images/Stockbyte/Getty Images