¿Cuáles son las fortalezas de abrir una cafetería?

Escrito por Lindsay Barnes | Traducido por Ana María Guevara

Si decidiste intentar hacer el mejor café de la ciudad, puedes estar seguro de que estás vendiendo más que una taza de café. Es una razón de encontrarse con un amigo y tener una gran conversación, una excusa para el chico nervioso que invita a la chica que le gusta a la primera semi-cita, una recompensa al final de un día duro y para muchos un café significa su cordura. El café definitivamente afecta a la sociedad, pero ¿qué hay para el dueño? Tienes la oportunidad de convertir tu negocio en un lugar pare reunirse, de convertir una taza de café en un bocadillo rentable y de ofrecer responsabilidad social.

Popularidad

El café no es una novedad y sin duda no es una moda pasajera. Siendo un elemento básico para muchas personas, la única cosa que es segura es que muchos aman el café. Talk About Coffee, un sitio web de información sobre café, indica que poco más de la mitad de los estadounidenses toma café. De estos, el 15% de los estadounidenses compran una taza de café en una cafetería todos los días. El 63% compra café en una cafetería ocasionalmente.

Variedad

Puedes beber mucho más que café. Puedes ofrecer lattes, expresos, tés y batidos, sin mencionar a los artículos de pastelería que pueden ser vendidos para complementar tus bebidas. Al diversificar tu menú, puedes atender tanto a los amantes del café como a los amantes del té. Además, puedes cobrar más por una bebida especial de lo que cobrarías por una taza de café normal.

Comunidad

Piensa en abrir una cafetería como si abrieras tu sala. Es un lugar para que los estudiantes y hombres de negocios se reúnan por igual. La mayoría de cafeterías no tienen meseros que tomen las órdenes de los clientes, les den un recibo y hagan que sigan su camino. Los clientes frecuentes pueden estar en tu tienda por horas. Lo que en esencia te deja con una comunidad de individuos que eligen no disfrutar su café en su oficina o casa, sino estar en tu tienda disfrutando tu café alrededor de otras persona que hacen lo mismo.

Responsabilidad social

Al abrir tu propia cafetería, tienes la oportunidad de comprar el café que mejor sirva a tus clientes y comprar café a los que lo cultivan y lo producen. Una opción es comprar café de comercio justo. Esto es una certificación que significa que el café fue comprado a una operación granjera pequeña, lo que le da a los granjeros un salario justo y la oportunidad de competir a escala global. Otra opción es comprar café orgánico que sea amigable con el ambiente.

Créditos de las fotos

  • Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images