¿Cuál es la diferencia entre un negocio incorporado y uno no incorporado?

Escrito por Julie Davoren | Traducido por Laura De Alba

Un negocio incorporado, o una corporación, es una entidad separada de un propietario de negocios y sus derechos naturales. Por el contrario, un propietario de negocios y un negocio no incorporado son lo mismo, y el propietario trata de forma personal con los resultados de su negocio. Los negocios no incorporados regularmente tienen un único propietario o son compañías en sociedad. La principal diferencia entre un negocio incorporado y uno no incorporado es la forma en que los propietarios tratan las actividades de negocios.

Responsabilidad

Un negocio incorporado proteger sus propietarios de las responsabilidades que podrían incurrir por llevar a cabo el negocio mientras que un negocio no incorporado no lo hace. Si el negocio falla en una deuda, un pago por esa deuda debe surgir de la inversión en el negocio, no de la propiedad personal del propietario. Lo mismo es cierto para las demandas en contra del negocio. Si un negocio incorporado pierde una demanda, la corporación, no el propietario, es responsable de pagarla. Por el contrario, los propietarios de negocios de empresas privadas son personalmente responsables de cualquier deuda o demanda en contra de sus negocios.

Impuestos

Las corporaciones pagan una tarifa de impuestos más bajos que los individuos. Adicionalmente, los negocios incorporados pueden diferir los impuestos a una fecha posterior y, si el negocio califica como pequeña empresa, puede pedir una deducción de impuestos de pequeña empresa. Los negocios incorporados deben enviar los retornos de impuestos de negocios por separado, mientras que los propietarios de negocios no incorporados pueden enviar un retorno de impuestos individual. Un negocio no incorporado también tiene algo de flexibilidad al tratar con los impuestos, ya que puede pedir los créditos de impuestos personales que un negocio incorporado no puede. También, los propietarios de negocios no incorporados pueden utilizar las pérdidas de su negocio para disminuir su ingreso personal.

Costo

Los costos iniciales para establecer una corporación pueden ser tan bajos como US$60 para enviar los artículos de incorporación, pero las tarifas dependen del estado. Suma cualquier tarifa de envío anual para el gobierno y las juntas regulatorias y los costos incrementarán rápidamente. Los propietarios de negocios también pueden pagar tarifas considerables por ayuda legal si contratan abogados para ayudarlos con el establecimiento y el mantenimiento de su corporación. Adicionalmente, los negocios incorporados también deben pagar costos de mantenimiento continuos, que pueden incluir registros de contabilidad más detallados, preparaciones de estados financieros y envíos de retornos impuestos federales y locales. Excepto por la asistencia legal o la asistencia fiscal profesional ocasional, los propietarios de las compañías de propiedad única regularmente no incurren en estos costos.

Papeleo

Además de preparar los reportes anuales y trimestrales para el gobierno y las agencias regulatorias, los negocios incorporados también deben establecer, organizar y registrar las reuniones anuales de accionistas y corporativo. Estas preparaciones pueden incluir mucho papeleo, como las invitaciones y los documentos de apoyo que deben ser enviados por correo. Los documentos adicionales pueden incluir estados financieros y otros reportes que deben llegar a los accionistas. Los negocios incorporados regularmente no tienen estas preocupaciones.

Otras diferencias

Al contrario de los negocios no incorporados, las corporaciones continúan después de que un propietario muere u otro inversionista compra la compañía. Las compañías no incorporadas deben cambiar de título y establecer nuevas escrituras de propiedad para transferir la propiedad, mientras que las corporaciones necesitan únicamente emitir acciones para hacer lo mismo. Las compañías incorporadas también tienen una mayor habilidad de juntar dinero, ya que pueden emitir más acciones. Esto, sin embargo, diluye la porción de los propietarios originales en la compañía. Las corporaciones deben permanecer transparentes y reportar sus actividades a los accionistas, el gobierno y, dependiendo de sus industrias, varias comisiones. Los propietarios de negocios no incorporados regularmente pueden saltarse todos estos reportes y mantener sus actividades de negocios privadas.

Créditos de las fotos

  • Dynamic Graphics/Creatas/Getty Images