¿Cuál es la diferencia entre un ministro de fe licenciado y uno ordenado?

Escrito por Lainie Petersen | Traducido por Paulina Illanes Amenábar

Las distinciones entre ministros ordenados y licenciados varían según las organizaciones religiosas que emiten estas credenciales. En algunas organizaciones, la licencia ministerial puede ser un primer paso en el camino a ordenación completa. La licencia ministerial también puede ser una manera de una denominación para sancionar el ministerio de alguien que no cumple con sus credenciales de ordenación, pero que sin embargo se dedica a un ministerio en la parroquia local.

Ministerio ordenado versus licenciado

Algunas denominaciones religiosas y congregaciones hacen distinciones entre los diferentes tipos de clero, clasificándolos como ministros ordenados o licenciados. Cada denominación establece su propia política para distinguir entre los dos, pero en muchos casos, las organizaciones religiosas consideran a los ministros ordenados como clero permanente. La ordenación permite al ministro realizar ritos de iglesia y sacramentos, como bautizos, matrimonios legales y funerales. Los ministros con licencia, por el contrario, generalmente están autorizados a realizar algunas funciones ministeriales, pero pueden ser requeridos según los términos de su licencia para actuar sólo como clero en el contexto de una congregación local. A diferencia de la ordenación, que generalmente se considera un evento único, las credenciales de los ministros con licencia pueden sólo ser válidas durante un período específico de tiempo. Para efectos fiscales, el IRS (siglas en inglés de Servicio de Impuestos Internos) reconoce a los ministros con licencia y ordenados como clero, aunque pueden aplicar estándares adicionales para determinar si un religioso estará sujeto a reglas de impuesto especial para Ministros.

Razones para la distinción

Las razones para hacer distinciones entre los ministros ordenados y con licencia varían según la denominación religiosa. En algunas denominaciones, los estudiantes de seminario o los candidatos a ordenación primero deben pasar un período de prueba como un ministro con licencia. Otra razón de por la que una denominación puede licenciar ministros es para hacer frente a una falta de clérigos entrenados en una zona geográfica determinada. Estas denominaciones dan licencias activas a laicos que carecen de formación ministerial para servir como pastores de congregaciones. Finalmente, algunas denominaciones religiosas licencian ministros como una forma de ofrecer rendición de cuentas y apoyar a los que realizan los ministerios específicos en una iglesia, ya sea de tiempo completo o parcial.

Autoridad

Algunas denominaciones religiosas restringen las actividades de un ministro con licencia para realizar ciertas funciones del clero, como la predicación, al no permitirle oficiar en las bodas o funerales. Otras denominaciones pueden permitir que los ministros autorizados lleven a cabo cualquier rito o sacramento, pero sólo dentro de una iglesia local.

Educación

Algunas organizaciones religiosas establecen estándares educativos diferentes entre los ministros licenciados y los ordenados. Muchas iglesias cristianas requieren que el clero ordenado mantenga un grado de maestría en divinidad antes de la ordenación, pero pueden tener normas mínimas para los ministros con licencia. Algunas denominaciones, como la Iglesia del Pacto Evangélico en Estados Unidos, requieren que los ministros licenciados completen una secuencia de cursos de nivel de seminario. Otros, como la Iglesia Metodista Unida, patrocinan programas educativos específicamente para ministros con licencia.

Ceremonias de matrimonio

Mientras que muchas organizaciones religiosas dan a los ministros con licencia la autoridad para oficiar bodas, las leyes estatales pueden restringir el papel del oficiante sólo al clero ordenado. Los ministros con licencia deben confirmar que legalmente se les permite realizar bodas en su estado.

Créditos de las fotos

  • Comstock/Comstock/Getty Images