¿Cuál es la diferencia entre un consultor freelance y uno independiente?

Escrito por Dana Severson | Traducido por Katherine Bastidas

Tanto los consultores freelance como los independientes trabajan para las empresas proyecto por proyecto. Trabajan sin afiliaciones directas con las empresas. Sin embargo, un consultor freelance es alguien que trabaja para sí mismo con varios clientes, mientras que un consultor independiente puede ser alguien que, o bien trabaja para sí mismo con varios clientes o para una empresa que contrata con varios clientes. Los consultores independientes no siempre son freelancers, pero los freelance siempre son los consultores independientes.

Salario

Los consultores freelance tienen el lujo de establecer sus propios salarios. Dependiendo de la industria, pueden pedir a las empresas que les paguen por hora, proyecto o por días. Un consultor de marketing freelance, por ejemplo, podría utilizar una tarifa por hora para determinar la cantidad a cobrar por un proyecto, presentar una oferta de US$350 a US$450 para un folleto o US$1.000 a US$1.200 por un papel en blanco. Si un consultor independiente es empleado por una empresa y contratado a un cliente, la empresa establece la cuota y le paga una parte de la cuota al consultor.

Ambiente de trabajo

Los consultores independientes suelen trabajar fuera de la casa, haciendo visitas periódicas in situ a sus clientes cuando sea necesario. Un consultor freelance de redacción, por ejemplo, hace la mayor parte de su trabajo en una oficina en la casa, presentando borradores de un proyecto durante todo el proceso de escritura. La única vez que se dirige a la oficina de un cliente es para la primera reunión y potencialmente se reúne con clientes potenciales de marketing o diseñadores más adelante en el proyecto. Los consultores independientes empleados por una empresa trabajan ya sea en la sede o en las oficinas del cliente. Por ejemplo, un consultor independiente de comunicación puede venir a dar una conferencia y supervisar un taller, poniéndose a la disposición del cliente durante todo un día o dos.

Educación

Los consultores freelance no necesitan una formación específica para trabajar en el campo, aunque esto ayuda. Pueden iniciar un sitio web, repartir tarjetas de visita y llegar a los clientes sin tener que poner un pie en un salón de clases después de la secundaria. Los consultores independientes que trabajan para una empresa de consultoría, por otro lado, probablemente necesitan una formación académica y profesional en una industria. Un consultor independiente, por ejemplo, probablemente necesitaría una formación en informática y en programación para ser contratados por una empresa de consultoría de TI.

Prospectos

Los consultores freelance deben promocionarse, para que sus nombres sean conocidos por las personas que toman las decisiones, si es que alguna vez esperan conseguir un trabajo. Ellos buscan en Internet para ver si hay trabajos freelance, les envían a las empresas correo electrónico y correo de tarjetas postales y volantes a los clientes potenciales. Los consultores independientes que trabajan para las empresas de consultoría no se encargan de esto. La empresa encuentra los clientes y luego alinea el prospecto con el consultor.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images