Cuál es la diferencia entre publicidad persuasiva y engañosa

Escrito por Jared Lewis | Traducido por Pilar Celano

La buena publicidad tiende a ser persuasiva, pero los publicistas deben tener cuidado de no engañar a las personas que ven el anuncio. Sin embargo, no siempre es tan sencillo marcar la diferencia entre un anuncio persuasivo y uno engañoso, porque los publicistas saben cómo caminar sobre esa línea fina de divide la verdad de la ficción. Conocer las distinciones entre persuasivo y engañoso te ayudará a tomar decisiones informadas sobre tus compras.

Emociones

Una de las principales características de la publicidad persuasiva es que suele apelar a las emociones de los consumidores. El objetivo es llegar al corazón del espectador o apelar a alguna otra experiencia sensorial, como el hambre. Los anuncios engañosos también pueden apelar a las emociones, pero dan a entender o prometen que el producto objeto de la publicidad puede darles más que lo que en realidad puede lograr. Cuando un publicista promete más de lo que puede dar, está haciendo publicidad engañosa.

Intención

El Journal of Consumer Research indica que la publicidad engañosa se puede identificar en parte tratando de determinar la intención del publicista. Los anuncios engañosos se pueden clasificar como fraudulentos, si el publicista modificó la información real con intención para engañar al consumidor. Algunos anuncios engañosos no tienen la intención de serlo y, por ende, se pueden corregir. La publicidad engañosa tiene el objetivo de convencer al consumidor para que compre el producto en base en afirmaciones del publicista. Si el anuncio es engañoso, esto destruye la credibilidad del publicista cuando falla en demostrar que es verdad.

Legalidad

Las afirmaciones de los publicistas deben poder demostrarse; de lo contrario, son falsas y engañosas. Cuando este crea un anuncio persuasivo, lo hace de manera tal que las afirmaciones se pueden respaldar y verificar. Sin embargo, cuando es engañoso, no se puede verificar y la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) lo considera ilegal. La FTC exige que los publicistas que creen anuncios engañosos los eliminen si se demostró que engañan. Richard F. Taflinger, de Washington State University, afirma que algunos publicistas incluso se ven obligados a crear anuncios adicionales para compensar por los anteriores e informar bien a los consumidores.

Apariencia

Los anuncios también pueden sonar autorizados cuando no lo son. La publicidad engañosa de los medios impresos, algunas veces, está disfrazada como artículos escritos por especialistas en determinado producto. Los anuncios con ese formato deben indicar que son "anuncios", para no engañar a los consumidores. Un anuncio escrito persuasivo no debe ir tan lejos. En cambio, debe presentar los datos y convencer al lector sobre la veracidad de las afirmaciones.

Créditos de las fotos

  • Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images