Cuál es la diferencia entre los devengados y diferidos

Escrito por Aaron Marquis | Traducido por Karolynne Gardim

Los devengados y los diferidos en el ciclo contable implican el tiempo en el cual las entradas de ingresos y los gastos son anotados en sus cuentas respectivas. Sólo se producen cuando una empresa utiliza métodos de contabilidad basados en valores devengados. Si los devengados y diferidos no son utilizados correctamente en el ciclo contable, ciertas cuentas pueden parecer subvaloradas o sobrevaloradas.

Ingresos devengados

Los ingresos devengados son colocados en un diario contable una vez que el ingreso es ganado independientemente de si una empresa ha recibido el dinero físico. Por ejemplo, si tu empresa realiza un servicio para un cliente, has ganado los ingresos por ese servicio. Antes de recibir el dinero en efectivo, los ingresos son colocados en una cuenta de ingresos devengados. Después de que recibes el efectivo de tu cliente, la cuenta de ingresos devengados es disminuido por la cantidad de efectivo recibida.

Ingresos diferidos

Los ingresos diferidos son utilizados por los contadores para reparatir los ingresos a través del tiempo. Por ejemplo, tu empresa puede llegar a un acuerdo con un cliente para realizar un servicio en un período de tiempo. Sin embargo, el cliente puede pagar el importe total por el servicio por adelantado. Si esto ocurre, deberías introducir el pago en efectivo en una cuenta de ingresos diferidos y dividir los ingresos durante el período fiscal. Por ejemplo, si un cliente paga 100 dólares por adelantado por dos meses de servicio, pondrías los 100 dólares en una cuenta de ingresos diferidos y restarías 50 dólares de la cuenta cada mes. Las cantidades sustraídas irían a tus tenencias en efectivo de la empresa

Gastos devengados

Al igual que los ingresos devengados, los gastos devengados son anotados en el momento que ocurren, independientemente de si tu empresa los ha pagado. Por ejemplo, sabes que tienes que pagar a los empleados al final del mes antes de que realmente elabores los cheques. El gasto es ingresado a una cuenta de gastos devengados como un pasivo, luego, cuando tu empresa elabora los cheques de los empleados, el gasto devengado se pone a cero y disminuyen los activos de efectivo.

Gastos diferidos

Los gastos diferidos son repartidos a lo largo del período al que se aplican. Cuando pagas por adelantado los gastos (para renta u otros artículos), la suma total es tomada de tus activos. Por ejemplo, si pagas US$ 6.000 por seis meses de alquiler por adelantado, pones los US$ 6.000 en una cuenta de gastos diferida y deduces de la cuenta US$ 1.000 cada mes durante seis meses. Diferir los gastos les ayuda a las empresas a hacer un seguimiento de los flujos de efectivo de sus gastos y le da una imagen más precisa del rendimiento trimestralmente.

Créditos de las fotos

  • George Doyle/Stockbyte/Getty Images