¿Cuál es la diferencia entre decisiones programadas y decisiones no programadas desde la perspectiva de un negocio?

Escrito por Flora Richards-Gustafson | Traducido por Francisco Roca

El acto de tomar una decisión desde una perspectiva empresarial es elegir una opción de una lista de alternativas que beneficie más al negocio. Una decisión tomada en los negocios a veces llega fácilmente a un gerente porque se refiere a una situación que se presentó anteriormente, esta es una decisión programada. Cuando un director se enfrenta a la incertidumbre y existe un mayor nivel de riesgo implicado en relación con una decisión, tiene que tomar una decisión no programada usando la lógica.

Decisiones programadas

Las decisiones programadas son las que un gerente ha encontrado y tomado en el pasado. La decisión que el gerente hizo fue correcta porque utilizó la ayuda de las políticas de la empresa, de cálculos o de un conjunto de directrices para la toma de decisiones. Además de estar bien estructuradas con reglas predeterminadas con respecto al proceso de toma de decisiones, las decisiones programadas también pueden ser repetitivas o rutinarias debido a que su resultado fue exitoso en el pasado. Por lo general, no le toma mucho tiempo a un gerente para llegar a una conclusión cuando se enfrentan a una decisión programada relacionada con el negocio, porque el desafío no es nuevo. Como resultado, las decisiones programadas permiten a un gerente tomar decisiones simplificados y consistentemente eficaces.

Ejemplos de decisiones programadas

Las personas naturalmente toman decisiones programados diariamente. Por ejemplo, en caso de emergencia, la mayoría de la gente decide automáticamente a llamar al 9-1-1. Desde una perspectiva empresarial, una empresa puede crear una rutina estándar para el manejo de los problemas técnicos, problemas de servicio al cliente o asuntos disciplinarios. Los deberes de un empleado pueden convertirse en una rutina con la repetición, al igual que el proceso que un mecánico utiliza para solucionar los problemas del coche de un cliente.

Decisiones no programadas

Las decisiones no programadas implican situaciones que son nuevas o novedosas y para los cuales no hay respuestas comprobadas que puedan ser utilizadas como guía. En tal caso, un gerente debe tomar una decisión que es única para la situación y los resultados son una solución a la medida. Las decisiones no programadas generalmente toman más tiempo para realizarse, por todas las variables que un individuo debe sopesar, y por el hecho de que la información disponible está incompleta, por lo que un gerente no puede anticipar fácilmente el resultado de su decisión.

Ejemplos de decisiones no programadas

Una persona puede tomar una decisión no programada cuando visita un nuevo restaurante, no está familiarizado con el menú y el menú está en un idioma que no entiende. En el mundo de los negocios, los creadores de las primeras computadoras personales tenían que tomar decisiones no programadas relativas al tipo de marketing a utilizar para atraer a los clientes que posiblemente nunca habían utilizado una computadora en el pasado. Las compañías de comida rápida también tuvieron que tomar una decisión no programada respecto a las preocupaciones de los consumidores sobre los altos contenidos de grasa y la falta de opciones de menú saludable.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Photos.com/Getty Images