¿Cuál es el entorno laboral de un peluquero?

Escrito por Jeffrey Joyner | Traducido por Irene Cudich

Los peluqueros ayudan a las personas a elegir los cortes o colores que más les favorecen teniendo en cuenta las formas de su rostro y el tono de su cutis y la capacidad de cada clienta de poder arreglarse el nuevo peinado en su hogar, y pueden ofrecen instrucciones sobre cómo hacerlo. También es responsable de lavar el cabello de la clienta, de aplicar tinturas o enjuagues, de cortarle el cabello, hacerle permanente y peinar su cabello con secador de pelo, rizadoras o rollos.

Dónde trabajan

La mayoría de los estilistas o peluqueros trabajan en un salón de belleza que generalmente está limpio y bien iluminado. Pueden ser empleados del salón o pueden rentar un local y trabajar en forma independiente. Algunos centros turísticos, cruceros y hoteles también emplean a peluqueros como un servicios para sus huéspedes. Una cantidad limitada de peluqueros ofrecen sus servicios a las personas que no pueden salir de sus casas, a los pacientes de hospitales o a los residentes de asilos de ancianos.

Requisitos físicos

Los peluqueros pasan el mayor tiempo de su turno de trabajo de pie y caminando. El trabajo requiere frecuentemente alcanzar una tijera para cortar o peinar el cabello del cliente, que puede cansar los brazos y las manos. Los peluqueros deben mantener limpia su área de trabajo. En muchas peluquerías, el estilista debe barrer el área de las cabinas que existe entre cliente y cliente, limpiar la silla y esterilizar sus herramientas. Los peluqueros autónomos, como los que rentan un espacio o los que son dueños de sus propios salones, por lo general trabajan muchas horas para programar las citas de sus clientas. Por sobre todo, los peluqueros deben tener mucha energía para soportar las exigencias físicas de su trabajo.

Exposición a los productos químicos

Los estilistas están expuestos a una cantidad de productos químicos abrasivos, como las tinturas para el pelo, algunas de las cuales contienen amoníaco. Si bien los peluqueros generalmente usan guantes y batas o delantales, siempre existe la posibilidad de que los productos químicos lleguen a su piel y le causen irritación. Los salones bien diseñados están bien ventilados, pero los malos olores que emanan de algunos productos pueden seguir siendo desagradables, especialmente cuando un peluquero está expuesto a ellos durante muchas horas todos los días.

Estrés

Para quienes poseen la combinación correcta de habilidades físicas, artísticas y sociales, el estrés de su trabajo puede ser menor. Sin embargo, los peluqueros deben tratar con un flujo constante de cientes que tienen personalidades y expectativas muy distintas. Un peluquero debe poder comunicarse con los clientes para saber bien qué quieren. No todos los clientes estarán satisfechos con los resultados, y a veces los peluqueros deben ser diplomáticos. También requieren tener tacto cuando le explican a una clienta por qué un corte en particular o es adecuado para la edad o la estructura facial de la persona, por qué el estilista no puede convertir un cabello sumamente rizado en uno lacio como una tabla sin usar procesos químicos o porque los experimentos que haya hecho la cliente en su casa han dañado demasiado el cabello como para realizar el tratamiento deseado. Además, los estilistas pueden sentir la presión de tener que mantener sus citas y atender a sus clientas puntualmente, sabiendo que no les gusta tener que esperar.

Créditos de las fotos

  • Medioimages/Photodisc/Digital Vision/Getty Images