Cosas que no se deben decir en una entrevista laboral

Escrito por Molly Thompson | Traducido por Diana I. Almeida

Los recursos sobre la preparación para una entrevista ofrecen muchos consejos respecto a que decir y cómo decirlo. El modo en que contestas las preguntas del entrevistador y cómo te presentas pueden abrirte o no la oportunidad de obtener el empleo. Se presta menos atención a otros aspectos importantes para una entrevista exitosa, como lo que no se debe decir, pues puedes sabotear la oportunidad de trabajo al enviar las señales equivocadas a tu entrevistador.

Quejas

No importa cuán horrible haya sido tu jefe anterior o cuán incompetentes eran tus compañeros, no lo digas. Si te preguntan por tu trabajo anterior, habla de temas como la búsqueda de desafíos, oportunidades de crecimiento o cambios en la estructura de la empresa. La negatividad constante puede provocar que el contratista concluya que no sabes trabajar en equipo o que no te responsabilizas de los problemas. Pocos contratistas contratan a alguien que constantemente emite energía negativa en el ambiente laboral; si criticas a tus anteriores supervisores o compañeros, los entrevistadores asumirán que serás igual de crítico en su compañía.

Hablar demasiado

El entrevistador no es tu mejor amigo ni psicólogo. Responde las preguntas respecto a tu experiencia anterior, educación y antecedentes en términos profesionales estrictamente. No hables de nada que se considere mucha información, lo que incluye problemas personales, de salud, de dinero, sexuales y de relaciones. Tampoco incluyas bromas, contenido sexual ni seas muy casual ni hagas revelaciones personales; pues además de incomodar al entrevistador, ya que tales revelaciones son advertencias sobre tu habilidad de ser apropiado y discreto con otros sobre tus problemas, tu sentido de juicio y tu habilidad de guardar secretos.

Hacer tu tarea

Tanto plantear preguntas sobre la información básica de la empresa que hayas investigado con anterioridad antes de tu entrevista como no hacer preguntas para nada pueden arruinar tu oportunidad. Ambas situaciones sugieren al entrevistador que eres demasiado perezoso o desinteresado para investigar lo básico, ignorante sobre el trabajo o la empresa e indiferente cómo podrías contribuir significativamente como empleado.

Adelantarse

Plantear preguntas inapropiadas durante una entrevista puede enviar señales incorrectas. Preguntas acerca de cuán rápido te ascenderán o te darán un aumento puede hacer creer al entrevistador que sólo estás interesado en el dinero y en tu propio éxito, no en el de la compañía. Mejor pregunta por el avance de una persona en el puesto. No preguntes por días libres o cuándo puedes llegar tarde; de nuevo, esto sugiere que no trabajas en equipo y que no te adaptarás a la cultura laboral. Reserva las preguntas sobre el pago, las horas y los ascensos hasta que te hayan ofrecido el trabajo y estés negociando el salario y los beneficios.

Créditos de las fotos

  • Goodshoot/Goodshoot/Getty Images