Cosas que debes saber antes de abrir una pequeña licorería

Escrito por Renae Nicole | Traducido por sherman smith

Aunque ser dueño de tu propio negocio de licores pequeño tiene el potencial de generar ganancias y ayudar a impulsar la economía de tu comunidad, una gran cantidad de trabajo de campo es requerido para abrir las puertas. Junto con un montón de papeleo, tendrás que ser versado en las leyes federales, estatales y locales pertinentes. Según Entrepreneur.com, los bares que inician no siempre tienen éxito. Por lo general pueden fallar por dos razones: el dueño carece de los fondos para mantener el negocio en marcha o no tiene un conocimiento general sobre el negocio.

Financiamiento

Ya que la mayoría de las personas que buscan abrir su propia tienda de licores o bar carecen de los fondos iniciales para hacerlo por su propia cuenta, a menudo tienen que solicitar préstamos bancarios o de pequeñas empresas. La cantidad de dinero que se te preste determinará el número de empleados que puedes contratar, importe de las compras de bebidas alcohólicas que puedes realizar y la configuración general o la apariencia de tu establecimiento. Puedes considerar pedir dinero prestado a un amigo, un familiar o socio antes de tomar un préstamo bancario. De este modo, a menudo se pueden evitar las grandes tasas de interés. Sin embargo, si tu establecimiento falla y te encuentras con que no eres capaz de pagar, esto tiene el potencial de manchar las relaciones. Si decides pedir dinero prestado a alguien cercano, llega a un acuerdo por escrito.

Regulaciones

Entiende las leyes de zonificación de tu comunidad, que muchos estados y ciudades publican en sus sitios web. Para servir licor, tendrás que solicitar una licencia de licor del estado. También tendrás que solicitar una licencia de negocios en la ciudad donde te establecerás. Ambas licencias requieren una pequeña tarifa. Algunas municipalidades prohíben la venta de licor cerca de escuelas, iglesias, bibliotecas y hospitales. Otras comunidades también pueden tener más bares de los que necesitan, por lo que la ciudad o el gobierno provincial a veces es menos propenso a emitir una licencia adicional. Algunas leyes comunitarias también imponen límites a lo tarde que se puede servir alcohol y en qué días. Romper las leyes puede resultar en un delito y, posiblemente, la pérdida de tu licencia de negocio.

Demanda

Para que tu negocio tenga éxito, su ubicación es vital. Durante la búsqueda de una tienda, ten en cuenta que estarás compitiendo por clientes. La apertura de un pequeño negocio de licores cerca de un negocio similar no suele ser una sabia decisión. Quieres darle a la gente una razón para visitar tu lugar en lugar de la competencia; ofrecer las mismas bebidas en diferente ubicación no suele ser suficiente. Sin embargo, no deseas establecerte en una zona donde la población es pequeña. Si lo haces, aumentan las posibilidades de fracaso. Si te encuentras en un área densamente poblada de la comunidad, asegúrate de que tu negocio se destaque por ofrecer noches de dos por uno, ofertas o concursos.

Proveedores

Tendrás que tener una gran variedad de licores dentro de tu establecimiento para proporcionar a tus clientes un montón de opciones de bebidas. Debido a que el gobierno realiza comprobaciones periódicas de cumplimiento en los establecimientos que venden alcohol, no se puede simplemente comprar licor en cualquier lugar. Por ejemplo, están prohibidas las compras del supermercado. Como resultado, ponte en contacto con un mayorista de licores en tu estado. Puedes obtener un folleto de información de las empresas que se especializan en la venta de alcohol a partir de la agencia de control de bebidas alcohólicas de tu estado.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images