Contratista vs. empleado de tiempo completo

Escrito por Sam Ashe-Edmunds | Traducido por Luciano Ariel Castro
Los contratistas independientes tienen más libertad pero menos beneficios que los empleados.

Los contratistas independientes tienen más libertad pero menos beneficios que los empleados.

Estar dispuesto a trabajar como contratista o un empleado de tiempo completo abre muchas más oportunidades de carrera para ti. La diferencia en este tipo de posiciones no es sólo la ausencia o presencia de un contrato, sino también las implicaciones legales y fiscales. Entender la diferencia entre el trabajo de un contratista y un contrato de trabajo te ayudará a tomar las decisiones correctas con respecto a tus opciones de carrera.

Contratista

Un contratista, también llamado contratista independiente, a menudo referido erróneamente como un empleado contratado, es alguien que trabaja para una empresa en un proyecto o base limitada. Por ejemplo, un empleador puede contratar a un diseñador gráfico para trabajar sobre una base de proyecto por proyecto, en lugar de que el diseñador trabaje en la oficina. El contrato puede ser para un proyecto de una sola vez o un acuerdo que permite a la empresa contratar al diseñador a menudo sin necesidad de escribir un nuevo contrato cada vez.

Empleado

Un empleado trabaja a jornada completa o a tiempo parcial para un negocio y está sujeto a las leyes de empleo federales y estatales, incluyendo las que cubren salarios, beneficios, procedimientos de terminación y los impuestos. Por lo general a un empleado no se le permitirá trabajar para un competidor de la empresa.

Situaciones de trabajo

Los contratistas tienen más libertad en su forma de trabajar por ley. Si un empleador pone demasiadas restricciones o instrucciones en cuanto a cómo funciona el contratista, el trabajador podría llegar a ser clasificado como un empleado bajo el código del IRS. Por ejemplo, a las empresas que utilizan los contratistas no se les permite que el contratista haga el trabajo en el lugar, usando el equipo del empleador, ejecutando trabajos de una manera exacta y fijando las horas del contratista. Un empleado debe cumplir con las normas más estrictas del empleador, realizando trabajos cómo, dónde y cuándo el empleador lo establezca, dentro de los límites de la ley.

Contratistas

Los contratistas a menudo trabajan en base a un apretón de manos o un compromiso verbal después de un primer contrato firmado. Los contratistas deben siempre tratar de conseguir un contrato de trabajo por escrito, al menos en la forma de un correo electrónico. Suelen pedir un depósito antes de comenzar a trabajar, con un pago final cuando el proyecto esté terminado. Los empleados suelen firmar un contrato en el momento de empezar a trabajar. Estos obtienen aumentos o su cambio de beneficios, pero el empleador puede o no volver a escribir un contrato. Los empleados son elegibles para los beneficios de la empresa, tales como seguro de salud, mientras que los contratistas no.

Implicaciones fiscales

Debido a que muchos empleadores utilizan trabajadores contratados para reducir o evitar los impuestos, el IRS ha establecido estándares para refrenar a las empresas que abusen de esta clasificación. Si un empleador considera a un contratista sustancialmente de la misma manera que a un empleado, incluyendo el establecimiento de horarios de trabajo, el suministro de equipo y espacio de trabajo la obligatoriedad de cómo debe hacerse el trabajo, un contratista podría ser capaz de demandar con éxito por beneficios a los empleados e impuestos atrasados . Los empleados pagan 7,65 por ciento de su salario en impuestos sobre la nómina, con su empleador pagando otro 7.65 por ciento. Los empleadores pagan indemnización alos trabajadores y el impuesto de desempleo federal y estatal por empleados, que son elegibles para los subsidios de desempleo si pierden su puesto. Los negocios no pagan impuestos cuando recurren a contratistas, quienes pagan un 13,3 por ciento en el impuesto sobre trabajo por cuenta propia en los primeros US$106.800 que ganan, a partir de 2012. Los contratistas no pueden recibir beneficios de desempleo. Los contratistas independientes pueden detallar y deducir los gastos de negocio como el kilometraje, oficina en casa, Internet, teléfono, equipo de cómputo, comidas y entretenimiento y otros gastos relacionados con el trabajo.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images