Consejos para tu primer trabajo

Escrito por Ruth Mayhew | Traducido por Javier Enrique Rojahelis Busto

El unirte a la fuerza laboral por primera vez es un paso difícil. Es un paso emocionante, y además el método del ensayo-error puede ser la principal forma de aprender nuevas habilidades y hábitos de trabajo. Abraza tu floreciente carrera con entusiasmo, con una mente abierta y con paciencia. Se necesita tiempo para crecer en un trabajo, especialmente en tu primer trabajo. Toma pistas de tus colegas, así como de tu supervisor para desarrollar tus capacidades, habilidades y estilo de trabajo.

Primer día

Tu primer día es probablemente el más difícil en cualquier trabajo nuevo, especialmente si es tu primer trabajo. Es como ser el chico nuevo en la escuela, sólo que ta somos adultos que tenemos más áreas sobre las que ser críticos. Mostrarte en tu primer día seguro de que has hecho una sabia elección al unirte a la compañía te hará pasar la jornada sin problemas. Usar el mismo atuendo profesional que llevabas a tus entrevistas puede aumentar tu confianza. Si tu traje pantalón azul marino te dio la confianza que necesitabas para ser eficaz con el director de recursos humanos, lo más probable es que te proyectes como un empleado capaz y prometedor. Incluso si el lugar de trabajo tiene un código de vestimenta informal de negocios, no estará mal que uses ropa profesional en tu primer día. Si lo haces, demostrarás que te preocupas lo suficiente como para causar una buena impresión en tu compañeros de trabajo. Una característica de los buenos jugadores de los equipos es que respetan las opiniones de sus colegas.

Relaciones

Al final de tus primeros 30 días, ya has terminado de orientarte, de integrarte o de recibir la formación para nuevos empleados. Probablemente has aprendido también los nombres de muchos de tus compañeros de trabajo y se están desarrollando algunas amistades. Durante el primer mes, es prudente observar más que actuar. Toma nota de quién es quién en el lugar de trabajo, especialmente si tu empresa cuenta con una estricta jerarquía o una burocracia compleja. Además, ten cuidado de alinearte con los empleados que están en cualquiera de los extremos, es decir, por un lado, de los que parecen ser obsesivos, demasiado ruidosos y obstinados, y por el otro, de los empleados que son como alhelíes, tímidos y dóciles.

Hábitos de trabajo

Presta atención a la calidad de tu trabajo, y no sólo en las primeras etapas de tu carrera. Desarrolla una reputación de ser un trabajador confiable y concienzudo. Demuestra orgullo en el producto de tu trabajo y toma tus deberes y responsabilidades en serio, sin embargo, no seas tan grave como para ocultar tu sentido del humor. Es probable que cometas un error o dos, y tu capacidad de aprender de tus errores y de reírte de tus propias equivocaciones de vez en cuando demostrará que estás bien preparado para enfrentar esas situaciones.

Liderazgo

Si eres un nuevo supervisor o gerente, no manejes tus departamento o equipo como una autocracia ni le andes recordando a la gente que eres el líder. Los verdaderos líderes están "lo suficientemente cerca como para relacionarse con los demás, pero lo suficientemente lejos como para motivarlos", dice el prolífico autor y gurú del liderazgo John C. Maxwell. Hay tanto que aprender de las personas que son tus subordinados directos, así como de tus colegas y compañeros. Tú ganarás más apoyo de los miembros de tu equipo si eres un líder compasivo así como confiado que muestra respeto por los demás, sin importar su estatus o posición.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Comstock/Getty Images