Consejos para realizar un análisis FODA

Escrito por Genevieve Van Wyden | Traducido por Juan Manuel Rodriguez

Tu empresa se enfrenta a oportunidades y amenazas que influyen en su existencia. Dentro de tu empresa, hay varios factores que funcionan como puntos fuertes y débiles y éstos también afectan a tu capacidad para permanecer en el negocio y prosperar. Mientras llevas a cabo un análisis FODA, buscas en las fortalezas y debilidades de tu negocio a la vez que evalúas las oportunidades que puedes aprovechar. También identificas las amenazas a tu empresa.

Trabajo sobre los primeros factores externos

Comienza por evaluar las oportunidades y amenazas antes de trabajar sobre las fortalezas y debilidades de tu empresa. Las oportunidades incluyen el crecimiento del mercado, tu capacidad de dar más valor a los clientes y las buenas percepciones acerca de tu empresa, de acuerdo con BPlan. Las amenazas que identificas en un análisis FODA son factores que ponen a tu plan de comercialización o a tu empresa en riesgo. Identificar las amenazas potenciales antes de que se materialicen te permite desarrollar un plan de crisis para manejarlas. Las amenazas incluyen los malos medios de comunicación o la publicidad, una mala economía, los aumentos de precios o una tecnología que hace que tu producto sea obsoleto.

Fortalezas, debilidades y hacer una oportunidad de cada una

Siéntate con tu personal y discute las fortalezas y debilidades de tu empresa. Mira cada fortaleza y ​​debilidad individual y evalúa si alguna se puede convertir en oportunidades de negocio adicionales. Al llevar a cabo este ejercicio, observa si una fuerza puede ayudar a crear las oportunidades. Al hablar de cómo trabajar en o eliminar cualquier debilidad, observa si deshacerte de ellas ayudará a abrir oportunidades para tu empresa. Un buen ejemplo podría ser los cambios en las regulaciones estatales o federales que afectan a tu negocio.

Oportunidades y líneas de tiempo

A medida que listas oportunidades para tu negocio, discute los plazos para cada una de ellas. Mientras que las oportunidades son externas, tu empresa puede aprovecharlas para crecer más. Si es posible, asigna un marco de tiempo de oportunidades, teniendo en cuenta que están en curso y que están limitadas por "ventanas de oportunidad". Las ventanas de oportunidad van a ser de menor duración. Debido a que estas tienen un tiempo de acción definida, es necesario actuar con rapidez para obtener el mayor beneficio de estas oportunidades, dice el sitio web BPlans.

Las amenazas son externas

Los factores que se identifican como las amenazas existen fuera de tu empresa y están fuera de tu control. Si bien una amenaza pone tus planes o empresa en riesgo, dale la vuelta al verlas como un reto que hay que superar. Si, por ejemplo, las condiciones de mercado reflejan una desaceleración económica que está cambiando el comportamiento del consumidor, este desafío significa que tienes que hacer que tu empresa sea más visible para el público. Las acciones que tomes pueden posicionar a tu empresa para sobrevivir en el final de la recesión económica, o llevar a un cierre definitivo. Al evaluar las amenazas, observa todo, ya sea realista o especulativo.

El factor PESTLE

Mientras que estás identificando las amenazas y oportunidades para tu negocio, utiliza el marco "PESTLE" (PESTLE, del inglés political, economic, social, technological, legal and environmental). Esto significa factores políticos, económicos, sociales, tecnológicos, legales y ambientales. Coloca cada amenaza y oportunidad en el factor PESTLE apropiado. Al hacerlo, serás capaz de desarrollar un plan de mercadeo más dirigido a cada uno, porque los has asignado a la configuración más adecuada.

Créditos de las fotos

  • Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images