Consejos para probar tus ingresos cuando eres trabajador independiente

Escrito por Lisa McQuerrey | Traducido por Maria del Rocio Canales
La buena conservación de tus registros puede ayudarte a demostrar tus ganancias a los prestamistas.

La buena conservación de tus registros puede ayudarte a demostrar tus ganancias a los prestamistas.

Las personas que se autoemplean, incluyendo los contratistas independientes, freelancers y propietarios únicos, tienen las mismas necesidades de créditos que los individuos que son empleados por una entidad corporativa. Si deseas solicitar un préstamo para un auto o una casa, se te pedirá que pruebes tus ingresos. Mientras que un empleado normal puede simplemente pedir talones de pago y su declaración de impuestos para demostrar sus ganancias, a las personas que se autoemplean a menudo se les puede que proporcionen pruebas adicionales de donde provienen sus ingresos.

Declaraciones de impuestos

Una declaración de impuestos es una manera confiable de demostrar de donde provienen tus ingresos. La única desventaja de usar una declaración de impuestos es que los individuos que se autoemplean usualmente maximizan sus deducciones eligibles de negocios: como la porción del pago de la hipoteca como espacio para oficina en el hogar. Tomar la máxima cantidad de deducciones puede terminar mostrando que tus ganancias finales son pocas, lo que puede tener un impacto negativo en tu capacidad para solicitar un préstamo. Adicionalmente, aun cuando a las personas que trabajan de manera independiente se les requiere por ley que reporten sus ganancias en sus declaraciones de impuestos, muchas omiten los honorarios cobrados por pequeños proyectos o trabajos fuera del registro; lo cual también puede sesgar sus cifras reales de ganancias.

Declaraciones de ganancias y pérdidas

Las personas de laboran de manera independiente se pueden beneficiar haciendo uso de una declaración de ganancias y pérdidas. Este formato simplificado de contabilidad y manutención de registros te permite registrar los gastos relacionados con tu trabajo y tu ingreso en formatos diarios, semanales o mensuales. Mucha empresas que venden a crédito aceptan una declaración de ganancias y pérdidas cómo prueba de tus ingresos, siempre y cuando tus cifras correspondan con tus estados de cuenta de bancarios.

Estados de cuenta bancarios

Si te autoempleas, establece una cuenta profesional de negocios que sea usada solo para este propósito. Esto te ayudará a llevar cuenta de los depósitos y los gastos, lo que te puede ayudar a probar el origen de tus ingresos. Si eres trabajador independiente para un negocio de contratación, consultoría o de trabajo en casa, y algunos gastos personales y de trabajo se sobreponen, asegúrate de registrar estos gastos adicionales en tu cuenta bancaria personal. Por ejemplo: si rentas un carro y lo pagas a través de tu cuenta de cheques personal, pero lo usas para el trabajo el 25 por ciento del tiempo, 25 por ciento de ese pago es deducible de impuestos. Si el pago es de US$400 y viene de tu cuenta personal, subraya esa cantidad cada mes y anota la deducción por trabajo de US$100 mensuales en tu declaración de ganancias y pérdidas. Esto te ayudará a mantener un registro exacto de tu ingreso real.

Facturas, tarjeta de crédito y copias de cheques

Cuando le envías la factura a un cliente, imprime una copia de la factura para ti. Cuando recibas el pago, haz una copia del cheque o del formato de la tarjeta de crédito, añádela a la factura y archívala. Esto te ayudará con tu contabilidad y preparación de impuestos. También servirá como formato de apoyo al comprobante de ingresos si es necesario.

Otras fuentes

Prueba tus ingresos que vienen de fuentes tales como el seguro social, las pensiones, beneficios por fallecimiento, inversiones u otras, conservando los estados financieros mensuales. También asegúrate de registrar el ingreso que recibes de clientes por medio de servicios de cheques electrónicos y servicios financieros cómo PayPal. La mayoría de estos servicios ofrecen características que contabilidad para rastrear los pagos y los gastos. Trátalos como lo harías con otros estados financieros anotandolos en tu declaración de ganancias y pérdidas e imprimiendo estados de cuenta mensuales cómo apoyo. Esto también te puede servir como comprobante de ingresos.

Créditos de las fotos

  • Creatas/Creatas/Getty Images