Consejos para abrir un restaurante

Escrito por Brian Hill | Traducido por Enrique Alejandro Bolaños Flores

Comer una deliciosa comida en un ambiente agradable hace feliz a la gente. Los empresarios optan por abrir restaurantes porque les gusta ver a los clientes satisfechos y les encanta la comida a ellos mismos. Ser dueño de un restaurante puede ser financieramente rentable. Pero es un negocio intensivo de mano de obra que requiere un profundo conocimiento de cómo encontrar, capacitar, motivar y retener a los empleados. Desde el punto de vista de la gestión, el mantenimiento de la calidad y los altos niveles de servicio al cliente es un trabajo duro.

Estudio de demografía de los clientes

Tus posibilidades de éxito son mayores si adaptas tu restaurante a las necesidades específicas de los grupos dominantes demográficos en un radio de diez millas de tu restaurante. Si el restaurante estará ubicado en un distrito de negocios, ofreciendo a sus clientes servicio rápido garantizado, comida para levar o comidas ya preparadas en un mostrador de delicatessen atraería a los trabajadores que están presionados por el tiempo en el almuerzo. En un barrio residencial de clase media sería patrocinar un asador estilo familiar, con precios razonables y una decoración luminosa, pero no sería compatible con un restaurante de carnes más tranquilo con muebles caros, los precios altos y la atmósfera de un club privado.

Diseña el menú con cuidado

No construyas tu menú únicamente en torno a elementos que te gusta cocinar y comer. Estudia las tendencias actuales en la cocina y asegúrate de incorporar platos que los comensales prefieran. Según la Asociación Nacional de Restaurantes, los consumidores cada vez más buscan opciones de menú que se consideran más saludables, y platos preparados con ingredientes que se consideran de cultivo biológico. Los alimentos étnicos que son más populares en los Estados Unidos son mexicanos, italianos y chinos. Considera la posibilidad de un concepto de cocina de fusión en el que ofreces tus propias versiones de varios platos étnicos populares. Asegúrate de limitar los elementos del menú a un número que se pueda ejecutar bien cada día. Mantener la alta calidad es una mejor estrategia que tratar de anticipar lo que cada cliente desea.

La palabra de boca a boca funciona mejor

Debido a que la mayoría de los restaurantes nuevos no pueden pagar publicidad costosa, encuentran en las recomendaciones verbales de los clientes satisfechos la mejor manera de construir una base leal de clientes. Esto puede ser tan simple como recordar a los clientes satisfechos de que le digan a sus amigos sobre el restaurante. También podrías tener una fiesta previa a la apertura en la que invites a tus amigos y colegas para que degusten la cocina. Esto puede ser el comienzo de la publicidad de boca a boca incluso antes de que tus puertas estén abiertas oficialmente. Ofrecer cupones de descuento para que la gente venga por primera vez es otra estrategia popular. Las estaciones de radio son receptivas a las promociones donde las cenas se regalan en el aire a los que llaman. Con cada táctica de que empleas, mides su efectividad al hablar con tus clientes acerca de cómo descubrieron tu restaurante.

Importancia de la contratación y la capacitación

Haz una verificación de antecedentes sobre cada uno que tengas la intención de contratar. El robo de dinero de la comida incluso se produce en los restaurantes. Un bien entrenado, personal eficiente, amable hace toda la diferencia en un restaurante. Incluso si el cliente le gusta la comida, el servicio descuidado, desatento puede ir en detrimento de la experiencia y que el cliente se resistirá a volver. Asegúrate de que a cada empleado se le da una descripción detallada del trabajo. Cada persona necesita saber exactamente lo que esperas de ellos, los procedimientos específicos que se han puesto en marcha para este restaurante. No dependas de la formación impartida en ellos en el último restaurante en el que trabajaba. Continuamente mejorar los niveles de servicio y la eficiencia de la cocina con la formación continua. La Asociación Nacional de Restaurantes tiene recursos para ayudar a los dueños de restaurantes a crear programas de formación de los empleados.

Créditos de las fotos